La transparencia sin sanción es inútil

Captura de pantalla 2016-07-08 a las 8.55.23El objetivo teórico de hacer transparentes las relaciones comerciales de la industria y los médicos es disminuirlas progresivamente no que esa declaración se convierta en una campaña de imagen para la industria. La auto-regulación, en la que se basa la falsa transparencia que ha emprendido la industria en España, es lo que obviamente pretende cuando enfatiza como sus “transferencias de valor” potencian el I-D+i, la formación médica y el entramado profesional científico (ya hemos comentado esto en una entrada anterior).

En EE.UU, donde es la administración federal la que ha regulado la declaración obligatoria de los pagos de la industria a los médicos, las premisas son otras: las relaciones comerciales sesgan las decisiones profesionales y perjudican a los pacientes (tratamientos innecesarios, más caros y/o menos seguros), a los presupuestos sanitarios (gasto farmacéutico) y a la propia ciencia biomédica (distorsionan los objetivos y la metodología de la investigación).

La exposición pública de estas relaciones comerciales, su frecuencia y su cantidad, teóricamente conseguiría avergonzar a los implicados y limitar sus colaboraciones. Como podíamos leer en un comentario en el Plos:

La premisa subyacente en la Ley es que los pacientes responderán negativamente al conocer los pagos que su médico ha recibido y los médicos estarán menos dispuestos a aceptar los pagos, y la influencia de la firma se vería disminuido. Este fue el escenario ideal previsto por la Ley”

Sin embargo, la autora del ensayo, ya hipotetizaba hace 2 años que esta premisa moral podía no ser efectiva:

“la hipótesis moral de la que parte la Ley, es decir, la transparencia premiará a los médicos independientes, podría venirse abajo”

Las razones que esgrimía la autora eran dos:

1- Algunos pagos pueden ser bien vistos por los pacientes: por ejemplo, los pagos por consultoría o por participar en ensayos clínicos, aunque sean promocionales

2- Aunque el paciente sea crítico con dichos pagos, es poco probable que constituya una razón suficiente para cambiar de médico o pedirle explicaciones, sobre todo si es una relación prolongada.

Para la autora de la Universidad de Drexler, en Filadelfia, Genieve Phan-Kanter:

en términos sancionadores, la Sunshine Act, podría estar pidiendo demasiado a los pacientes

Por eso, concluía que era necesario que las organizaciones sanitarias, una vez que es obvio que los medicos con más relaciones comerciales, en el actual contexto, están en riesgo de acabar perjudicando a pacientes, presupuestos y ciencia, establecieran un sistema de recompensas para los médicos independientes y sanciones para aquellos con más intensidad de relaciones:

“... la sanción o asociar algún costo por recibir pagos, es fundamental para el logro de los objetivos de la Sunshine Act. Si la transparencia en los pagos quiere tener algún efecto en la reducción de los pagos tenemos que crear un sistema en el que a los médicos les interese más negarse a aceptarlos que hacerlo. En otras palabras, si hay que pensar en qué reformas pueden mejorar la ley Sunshine sería incluir “palos” por aceptar pagos y “zanahorias” por no aceptar los pagos. La experiencia histórica nos dice que la revelación sin sancionar deja la transparencia sin dientes

Este análisis parece haberse corroborado cuando se han dado a conocer en EE.UU los resultados del año 2015 y ya podemos comparar dos años completos. La conclusión es clara: la transparencia no ha conseguido disminuir el volumen de dinero que fluye desde la industria a los médicos.

En el año 2015, los fabricantes de medicamentos y dispositivos dieron a los médicos y organizaciones 7.500 millones de dólares lo que representa un pequeño incremento del 0,4% respecto del año 2014.

En la comparativa entre los dos años se observa una pequeña disminución de los pagos generales (honorarios por conferencias y consultorías, comidas, viajes y alojamientos) y un incremento de los pagos tipificados como de investigación (algo que ya se suponía iba a pasar ya que esta categoría no exige la declaración nominal del receptor)

La transparencia sin un sistema asociado de recompensas a la independencia y sanciones a la aceptación de la influencia comerciales es inútil

FUENTE: http://www.nogracias.eu/2016/07/08/la-transparencia-sin-sancion-es-inutil/

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =