Las grandes farmacéuticas bombardean con dólares a los candidatos presidenciales

(Big Pharma shells out big campaign dollars to presidential candidates)

Emily Wasserman
FiercePharma, 11 de febrero de 2016
http://www.fiercepharma.com/story/big-pharma-shells-out-big-campaign-dollars-presidential-candidates/2016-02-11?utm_medium=nl&utm_source=internal&mkt_tok=3RkMMJWWfF9wsRokuq3Jce%252FhmjTEU5z17OsuXaS%252FlMI%252F0ER3fOvrPUfGjI4FSMdgM6%252BTFAwTG5toziV8R7LMKM1ty9MQWxTk
Traducido por Salud y Fármacos

Algunos candidatos a presidencia como Hillary Clinton, Bernie Sanders y Donald Trump están muy molestos con las grandes farmacéuticas por el incremento en el precio de los medicamentos y están pidiendo una reforma. Sin embargo, los candidatos también reciben cheques de la industria para su campaña electoral, colectivamente el año pasado recibieron casi un millón en contribuciones de campaña de los fabricantes de medicamentos.

La demócrata Clinton obtuvo más que ningún otro candidato con US$336.416. El republicano Jeb Bush quedó en segundo lugar con cerca de 150.000. Trump, también, republicano, solo US$1.010.

Clinton y Bush recogieron sus contribuciones del año pasado, cuando la gente todavía estaba tratando de predecir quién sería el candidato favorito. Los sectores industriales, incluyendo el farmacéutico, “donan principalmente a los candidatos que perciben serán los líderes y candidatos eventuales”, dijo Scott Swenson, vicepresidente de comunicaciones de Common Cause, un grupo sin ánimo de lucro dijo a la compañía de noticias CNN. Las contribuciones son como una “apuesta” a los primeros ganadores, agregó.

El artículo de CNN no nombró a las empresas que hicieron las donaciones, pero se ha hablado de los que han donado a los candidatos que estaban a la cabeza. El año pasado, Clinton recibió contribuciones de Bruce Cozadd, CEO y Robert McKague, vicepresidente senior, ambos de Jazz Pharmaceuticals; cada uno dio US$2.700, la cantidad máxima permitida para individuos. El Boston Globe señaló el mes pasado que Jazz ha aumentado el precio de su medicamento Xyrem para la narcolepsia en más de un 800%, por lo que, si la industria farmacéutica diera Oscars, Jazz sería un buen candidato. Estas enormes subidas son precisamente las que Clinton critica.

Sanders también consiguió algo de dinero de la industria, aunque menos que su oponente. El candidato demócrata obtuvo para su campaña casi US$50,000 hasta el final de 2015. Sanders llamó la atención el año pasado al rechazar una donación de US$2.700 de Martin Shkreli, ex-CEO de la empresa farmacéutica Turing. Shkreli fue fuertemente criticado por comprar el medicamento Daraprim para la toxoplasmosis de otra empresa y después comercializarlo a un precio 5.000% más elevado. Sanders terminó dando el dinero a una clínica de salud.

Mientras tanto, los candidatos de ambos partidos están criticando fuertemente a la industria farmacéutica por los altos precios de los medicamentos. Clinton y Sanders han reclamado medidas que darían a Medicare el poder de negociar los precios. [Nota de los editores: De momento por una ley que consiguió la industria farmacéutica cuando se creó el programa de medicamentos de Medicare, La ley no permite a Medicare negociar con las empresas para obtener precios más baratos como lo hacen otros seguros de salud].

Trump, también respalda la idea de que Medicare pueda negociar precios, lo que representa una importante desviación de la línea del partido republicano. El candidato dijo el mes pasado que Medicare podría ahorrar US$300.000 millones al año mediante la negociación de descuentos. “Nosotros no lo hacemos”, dijo Trump. “¿Por qué? Por las compañías farmacéuticas”.

creado el 1 de Junio de 2016

 

FUENTE: http://www.saludyfarmacos.org/boletin-farmacos/boletines/may201604/017_grandes_farmaceuticas/

 

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 2 =