Ni Pfizer ni Farmaindustria tienen ninguna credibilidad: la fiscalía debe investigar

Captura de pantalla 2016-04-11 a las 16.09.44

http://www.eldiario.es/sociedad/irregulares-medicos-precipitaron-Pfizer-Espana_0_503250501.html

La multinacional Pfizer despide a gran parte de su cúpula directiva en España por haber detectado prácticas de sobornos a médicos y gestores para fomentar la utilización de sus medicamentos:

“La alerta, según las fuentes consultadas, censuraba las relaciones de varios delegados comerciales de la multinacional con médicos y gestores de hospitales públicos. Aludía a pagos supuestamente camuflados como colaboraciones científicas y prohibidos en Pfizer, que como empresa asociada a Farmaindustria está sujeta al código de buenas prácticas que impide a su personal ofrecer regalos de más de 10 euros a médicos o gestores sanitarios (60 euros, si se trata de material formativo, ya sean libros o en soporte multimedia).”

Captura de pantalla 2016-04-11 a las 15.59.12

Pfizer es la tercera compañía farmacéutica más grande del mundo con una facturación global en 2014 de 49.605.000.000.

Su historial es ciertamente truculento:

– 2004: 430 millones de dólares de multa en EE.UU en relación con la responsabilidad criminal y civil en lo que respecta a la promoción de la gabapentina para usos no aprobados por la FDA

– 2009: 1300 millones por promover la venta de Bextra (Valdecoxib para la artrosis), Geodon (Ziprasidona para la psicosis), Zyvox (Linezolid, un antibiótico) y Lyrica (pregabalina, un antiepiléptico) para usos y dosificación no aprobados por la FDA (el medicamento fue retirado del mercado por su peligrosidad en el año 2006)

– 2012: paga 60.200.000 a la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU (SEC) y al Departamento de Justicia para eludir los cargos de cohecho que pesaban sobre varias de sus filiales por sobornar a médicos e instituciones sanitarias de Europa y Asia

– 2012: acusada de practicar “una conducta delictiva” y “financiar un oscuro sistema de coimas y sobornos a los médicos en el marco de la cadena de comercialización de los medicamentos” en el sistema de salud argentino

– 2013: pago de 490.900.000 para resolver su responsabilidad criminal y civil resultante del mercadeo ilegal de Rapamune (Sirolimus) para usos no aprobados como seguros y efectivos por la FDA

La decisión de Pfizer de depurar a su cúpula directiva en España parece más una estrategia de control de daños que un repentino ataque de ética.

Pfizer no tiene credibilidad.

No solo porque las sentencias por prácticas corruptas se repiten (como hemos descrito) sino porque, como cuenta Peter Gøtzsche en su libro “Medicamentos que matan y crimen organizado: cómo las grandes farmacéuticas has corrompido el sistema de salud”, cada vez que la multinacional es condenada por sobornos o publicidad engañosa se le obliga a firmar un Acuerdo de Integridad Corporativa con el Departamento de Sanidad norteamericano comprometiéndose a ¡actuar correctamente durante los cinco siguientes años!

Así que Pfizer es una mentirosa compulsiva: mientras promete buen comportamiento, ya está cometiendo la siguiente ilegalidad (aunque lo de pactar no cometer ilegalidades durante un periodo concreto no deja de ser llamativo)

Por tanto, es muy poco creíble que Pfizer se haya transformado en una compañía ética de un día para otro.

Farmaindustria tampoco tiene credibilidad.

El Código Ético de Buenas Prácticas prohibe los regalos a los médicos desde hace muchos años y, a pesar de ello, estos regalos siguen produciéndose.

En el Código de Framaindistria del año 2002  ya podía leerse:

“10.1. No podrán otorgarse, ofrecerse o prometerse obsequios, ventajas pecuniarias o en especie a los profesionales sanitarios implicados en el ciclo de prescripción, dispensación y administración o al personal administrativo para incentivar la prescripción, dispensación, suministro y administración de medicamentos, salvo que se trate de obsequios de poco valor y relacionados con la práctica de la medicina o la farmacia. Por lo tanto, es admisible la entrega de obsequios tales como utensilios de uso profesional en la práctica médica o farmacéutica o utensilios de despacho de valor insignificante.

10.2. Se considerará que el obsequio es de poco valor cuando no supere los 19 euros. Esta cantidad se actualizará periódicamente atendiendo a criterios de mercado.

10.3. Se exceptúa la entrega de objetos como libros o material en soporte óptico, magnético, electrónico o similar, bajo el patrocinio de la compañía, sobre temas de medicina o farmacia, siempre que cumplan los requisitos legales establecidos.

10.4. No será admisible la entrega de regalos de mayor valor o de naturaleza distinta a la científico-técnica.”

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 7.52.01

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2006/06/14/actualidad/1150236007_850215.html

 

Cada nuevo Código era anunciado a bombo y platillo como más estricto que el anterior

Diapositiva69

Sin embargo, a pesar de los sucesivos “estrictos” Códigos éticos, las empresas farmacéuticas han seguido realizando pagos y regalos a los médicos.

En un estudio publicado en el año 2012 en Gaceta Sanitaria, el 55,2% de los médicos de atención primaria y el 53,1% de los médicos del hospital reconocían haber recibido regalos, no relacionados con la formación, por parte de la industria en el último año (incluyendo invitaciones a comidas y eventos deportivos o culturales).

Para que esta sobreactuación de Pfizer fuese creíble, debería dar todas las explicaciones públicas necesarias.

Pero eso no va a pasar.

Para que la auto-regulación de Farmaindustria fuese creíble, la Unidad de Supervisión Deontológica o la Comisión Deontológica de la Industria Farmacéutica, órganos responsables del control del cumplimiento del Código, deberían abrir un expediente para conocer el exacto alcance de las irregularidades y garantizar a la sociedad española que la empresa ha tomado todas las medidas necesarias.

Pero eso no va a pasar.

Pero lo que sí parece necesario es que la fiscalía abra una investigación a una empresa que reconoce que sus empleados han cometido un delito de soborno:

¿A quién se ha sobornado?

¿Qué consecuencias han tenido esos sobornos sobre los fondos públicos?

Y más importante ¿Qué consecuencias han podido tener esos sobornos sobre la salud de los pacientes?

Las responsabilidades públicas no se pueden dirimir solo con “depuraciones privadas”.

 

FUENTE:  http://www.nogracias.eu/2016/04/12/ni-pfizer-ni-farmaindustria-tienen-ninguna-credibilidad-la-fiscalia-debe-investigar/

 

 

 

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =