La amenaza de la gonorrea intratable es real y está aumentando

FUENTE: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5901647?src=soc_fb_170713_mscpmrk_espanpost_5901647_amenazadelagonorrea#vp_1

Patrice Wendling

CONFLICTOS DE INTERÉS

10 de julio de 2017

 La resistencia a antibióticos está dificultando y a veces imposibilitando el tratamiento de la gonorrea, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Vamos a tener pronto una amenaza de gonorrea no tratable en el futuro”, comunicó Teodora Wi, PhD, funcionaria médica del Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS, durante una rueda de prensa organizada por la OMS y la Asociación Mundial de Investigación y Desarrollo de Antibiótico (GARDP). La asociación es una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación y el desarrollo, y que fue instaurada por la OMS y la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi).

“Una situación grave”

“La gonorrea es producida por un microorganismo muy inteligente. Cada vez que se comienza a utilizar una nueva clase de antibióticos para tratar esta enfermedad infecciosa, el microrganismo se vuelve resistente. Ya estamos observando resistencia al tratamiento de última línea, que incluye cefalosporina y azitromicina, de manera que necesitamos más vigilancia y apoyo, así como acciones en colaboración para abordar los problemas de resistencia antimicrobiana en la gonorrea”, detalló la Dra. Wi.

En algunos países, sobre todo en aquellos de altos ingresos con una mejor vigilancia, se están identificando casos de gonorrea que son intratables con todos los antibióticos conocidos, hizo notar.

Y estos casos tal vez “sean sólo la punta del iceberg, ya que no se cuenta con sistemas para diagnosticar y notificar infecciones no tratables en países con ingresos más bajos, en los que la gonorrea es en realidad más frecuente,” añadió la Dra. Wi en un comunicado de prensa conjunto de la OMS y la DNDi.

“Esta es una situación seria”, agregó la directora de GARDP en la rueda de prensa, la Dra. Manica Balasegaram. En la actualidad solo hay tres antibióticos potenciales en fase de desarrollo, “y no hay garantía que finalmente se podrán producir”, dijo la Dra. Balasegaram.

En un estudio publicado en un suplemento especial de PLOS Medicine, la Dra. Wi y sus colaboradores hicieron notar que se estima que cada año unos 78 millones de individuos contraen gonorrea, lo que incluye 35,2 millones en la región del Pacífico Occidental de la OMS, 11,4 millones en la región del Sudeste Asiático, 11,4 millones en la región africana, 11 millones en la región de los países de América, 4,7 millones en la región europea y 4,5 millones en la región del Mediterráneo Oriental.[1]

De acuerdo con el Programa Mundial de Vigilancia de la Resistencia de los Gonococos a los Antimicrobianos (GASP), que vigila las tendencias en la gonorrea resistente a fármacos, datos de 2009 a 2014 muestran resistencia generalizada al ciprofloxacino, y 97% de los países notifican cepas resistentes a fármacos, afirman los autores.

Además, 81% de los países informan una creciente resistencia a la azitromicina y 66% informan el surgimiento de resistencia a cefalosporinas de espectro extendido (cefixima oral o ceftriaxona inyectable) que en la actualidad son las opciones de tratamiento de último recurso.

En la actualidad, en la mayoría de los países, las cefalosporinas de espectro extendido son el único antibiótico que sigue siendo eficaz para tratar la gonorrea. Sin embargo, la resistencia tanto a la cefixima como a la ceftriaxona (aunque de manera infrecuente) se ha notificado en más 50 países, informan la Dra. Wi y sus colaboradores. Este hecho indujo a la OMS en 2016 a emitir recomendaciones globales de tratamiento que aconsejan a los médicos utilizar dos antibióticos: ceftriaxona y azitromicina.

Necesidad ineludible

En otro artículo publicado en el suplemento de PLOS Medicine, la Dra. Balasegaram y sus colaboradores informan sobre un plan de investigación y desarrollo para descubrir nuevos antibióticos contra la gonorrea resistente a múltiples fármacos y proporcionan más detalles sobre los tres fármacos potenciales que en la actualidad están en fase de investigación:

  • Solitromicina (Cempra Inc), un fluorocetólido oral con actividad contra bacterias grampositivas y gramnegativas difíciles de cultivar, entre ellas, Neisseria gonorrhoeaeMycoplasma genitalium y Chlamydia trachomatis. Solitromicina actúa específicamente en tres sitios ribosómicos procarióticos. Demostró eficacia satisfactoria en un estudio de fase 2, siendo 100% eficaz en sitios genitales, orales y rectales en hombres y mujeres. Se está llevando a cabo un estudio de fase 3, dicen los autores.
  • Zoliflodacina (Entasis Therapeutics), un inhibidor de espiropirimidinetriona, topoisomerasa de tipo II primero en su clase con actividad contra varios microorganismos patógenos, entre ellos, N. gonorrhoeae y C. trachomatis.Zoliflodacina resultó muy eficaz in vitro contra cepas de N. gonorrhoeae . Los resultados de un estudio de fase 2 mostraron gran eficacia en infecciones urogenitales (tasa de curación microbiológica de 98% a 100%, dependiendo de la dosis). Más de 90% de los participantes eran del género masculino.
  • Gepotidacina (GlaxoSmithKline) es otro inhibidor de topoisomerasa de tipo II bacteriana con buena actividad in vitro contra una amplia gama de bacterias resistencias a fármacos, inclusive Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, Enterobacteriaceae productoras de beta-lactamasa de espectro extendido y N. gonorrhoeae. Recientemente se concluyó un estudio de fase 2; se lograron tasas de curación de 96,7% y 94,8% con 1500 mg y 3000 mg, respectivamente. Más de 90% de los participantes eran del género masculino.

“A fin de controlar la gonorrea, necesitamos nuevas herramientas y sistemas para una mejor prevención, tratamiento, diagnóstico más temprano y seguimiento completo y notificación de nuevas infecciones, uso de antibiótico, resistencia y fracasos terapéuticos”, añadió el Dr. Marc Sprenger, PhD, director de resistencia antimicrobiana en la OMS. “Específicamente, necesitamos nuevos antibióticos, así como pruebas diagnósticas rápidas, exactas e inmediatamente accesibles (idealmente, las que pueden predecir cuáles antibióticos serán eficaces en esa infección específica) y, a más largo plazo, una vacuna para prevenir la gonorrea”.

Los dos artículos fueron publicados en el suplemento de PLOS Medicine antes del STI & HIV World Congress , que tendrá lugar del 9 al 12 de junio en Río de Janeiro, Brasil.

 

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − Doce =