LA FALSA TRANSPARENCIA Y EL LAVADO DE CARA DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 15.36.14

Farmaindustria ha publicado hoy los datos en relación con el dinero que la industria farmacéutica ha pagado a los médicos, organizaciones sanitarias y sociedades científicas durante el pasado año 2015.

Esta iniciativa obedece a su Código de Buenas Prácticas (CBP), versión 2014, y está a su vez basado en las recomendaciones de la patronal europea EFPIA.

En su capítulo IV, “Transparencia de las interrelaciones de la industria farmacéutica”, se estipula:

“Las empresas sujetas a las disposiciones del Código … deberán documentar y publicar los pagos y Transferencias de Valor…  que realicen, directa o indirectamente, a ó en beneficio de los Destinatarios” y hacerlo a título individual “en la medida que legalmente sea posible”

Ya hicimos nuestra crítica a este CBP hace más de un año.

En relación con la publicación de los pagos y transferencias de valor, elalcance de la iniciativa de las farmacéuticas es muy limitado puesto que:

1-  La divulgación de los pagos individuales requiere el consentimiento expreso por escrito del profesional afectado. Es decir, ahora mismo, si un médico no quiere que se conozca cuánto dinero recibe de la industria, la industria no lo publicará.

2- Hay capítulos de gasto que no aparecen reflejados como “la hospitalidad asociada a comidas o almuerzos”, “gastos que formen parte de las operaciones comerciales entre los laboratorios y distribuidores, oficinas de farmacia y Organizaciones Sanitarias”  o “los relacionados con productos o medicamentos que no sean medicamentos de prescripción”. Es decir, con los datos publicados por las farmacéuticas no podemos saber, por ejemplo, cuánto se ha dedicado a comidas, algo que un reciente artículo sigue demostrando que afecta a los médicos en sus decisiones

3- No es necesaria la declaración individualizada (en este caso ni del profesional ni tampoco de la organización) de los pagos que la industria etiquete como “investigación y desarrollo” (artículo 18.6). Cuando sabemos que un médico puede llegar a cobrar entre 1500 y más de 6000 euros por paciente introducido en un protocolo de investigación de la industria, parece un dato sensible

4- Finalmente, la información será publicada desagregada en la web de cada laboratorio con lo que es muy difícil hacer un seguimiento

Contrasta con la audaz apuesta de la administración norteamericana y su Sunshine Act (nuevamente Obama) que ha legislado y regulado la divulgación de las relaciones de los médicos y organizaciones con la industria y que, a pesar de sus limitaciones, supera con mucho la auto-regulación de las farmacéuticas:

1- No se requiere el consentimiento previo de los profesionales para publicar las cantidadesCaptura de pantalla 2014-11-08 a la(s) 15.25.54

2- Tiene menos restricciones: por ejemplo, se contempla el gasto en invitaciones de la industria a los médicos a comer (en EE.UU, es el cuarto ítem más voluminoso: 92.8 millones de dólares en 5 meses)

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 14.16.50

https://openpaymentsdata.cms.gov/

3- Toda la información se da agregada en una sola base de datos con lo que cualquier ciudadano puede saber cuánto ha cobrado o qué ha recibido su médico de la industria tan solo tecleando su nombre en la base da datos del gobierno

Los datos destacados en la “triunfal” nota de prensa emitida por Farmaindustria servirán para:

1- Engañar a la administración: “¡qué ética es la industria! ¿para qué vamos a perder tiempo regulando nosotros algo que funciona tan bien?”

2- Alinear a los médicos: “¡cuánto investigamos y cuánto nos formamos!”

3- Confundir a los ciudadanos: “¡qué buena es la colaboración entre la industria y los médicos!”

Pero nosotros seguiremos denunciando el profundo agujero en el que el actual sistema de I+D+i basado en el marketing nos ha metido.

Es la deriva de la medicina como institución

Como dice Peter Gøtzsche, la medicina y la investigación biomédica se han convertido en un gran fracaso de la sociedad; un fracaso a la que cada vez es más difícil lavarle la cara

Porque lavado de cara es intentar convencer que la industria invierte 190 millones de euros en ensayos clínicos y estudios que contribuyen al avance del conocimiento en España 

La mayoría de los ensayos clínicos realizados en España son seeding trials, es decir, ensayos clínicos desarrollados con el único fin de convencer a los consumidores de los medicamentos (los médicos prescriptores) de las ventajas de la nueva molécula, cambiar sus prácticas y reclutar expertos que posteriormente se conviertan en líderes de opinión que vendan las supuestas ventajas a otros médicos

Una reciente publicación en Trial señala que cuando fueron evaluados 174 ensayos clínicos publicados en 6 revistas científicas de primera línea por un grupo de expertos, 1 de cada 5 habían sido diseñados con objetivos comerciales.

Hablamos de los ensayos publicados en revistas de primera línea; este porcentaje puede perfectamente triplicarse si consideramos que la mayoría de los ensayos clínicos españoles financiados por la industria nunca son publicados, y si lo son es en revistas de segunda fila.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 15.25.03

http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=203038

Es decir, entre el 20% y el 60% del dinero que la industria dedica a ensayos clínicos en España no sirve para que avance el conocimiento biomédico sino para comprar voluntades, modificar prácticas y reclutar líderes de opinión que posteriormente vendan el nuevo fármaco a sus compañeros

Lavado de cara es vender que los 119 millones que la industria farmacéutica dedica a la formación científica y clínica sirven para mejorar el desempeño profesional.

La industria forma a los médicos en los temas que le interesa.

La formación, como la investigación, es un instrumento de marketing.

Si no funcionara, la industria no se gastaría esa gigantesca cantidad de dinero. Pensar que la industria está interesada en la formación de calidad de los médicos es tan ingenuo como creer que Nike está interesada en la salud cardiovascular de los deportistas.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 15.43.23

http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=193743

Ya en 2001 Relman advertía de la necesidad de separar formación médica y marketing:

“La industria farmacéutica ha ido demasiado lejos… la formación médica continuada está tan estrechamente ligada al marketing de la industria farmacéutica que su integridad y credibilidad están siendo gravemente cuestionadas”

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 15.48.45

http://www.accme.org/requirements/accreditation-requirements-cme-providers/standards-for-commercial-support

En EE.UU la organización de acreditación de la formación médica más importante del país, tiene un sistema que acredita la independencia de las actividades financiadas por la industria. En España, ni se habla de hacer algo parecido. Mientras esto no ocurra, los 119 millones de euros gastados por la industria en formación medica solo pretenden sesgar sus decisiones para que utilicen sus productos

Y finalmente, lavado de cara es intentar vender sus pagos a las sociedades científicas y sus congresos -con 66 millones de euros- como una contribución a el “rápido avance en la investigación biomédica y los nuevos tratamientos”

Las sociedades científicas españolas son, salvo honrosas excepciones, instituciones sometidas por la industria y sus intereses.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 8.38.22

En la memoria de 2015 de la Asociación Española de Pediatría (AEP) podíamos comprobar como la recibía de sus socios solo el 2,5% del total de su financiación que, en total, superaba 1.500.000 euros y que provenía en su gran mayoría de los ingresos provenientes de donativos, estudios, becas, inscripciones a cursos, uso de la marca por productos y publicidad pagados por la industria y otras empresas

Imposible la independencia.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 16.05.55

http://www.nogracias.eu/2016/01/14/congresos-medicos-independientes-el-siguiente-paso-en-la-re-profesionalizacion-de-la-medicina/

Ya hemos hablado de los congresos médicos y la necesidad de cambiar el modelo.

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 19.17.37

Ioannidis lo dice más claro:

Hay suficientes pruebas de que los congresos médicos están al servicio de valores muy cuestionables que van en contra de la medicina y el sistema de salud…; los congresos, tal como están planteados, solo favorecen a los departamentos comerciales de las farmacéuticas y a las cadenas hoteleras… Es el momento de que se extingan como los dinosaurios o de que cambien radicalmente” (énfasis nuestro)

En suma:

La iniciativa por la transparencia de la industria farmacéutica es un claro intento de captura de políticas por parte de las corporaciones, con los siguientes objetivos de fondo:

+ Definir los problemas relacionados con la transparencia

+ Aparecer ante la opinión pública, los profesionales y la propia administración como parte de la solución en lugar de la causa de los problemas;

+ Evitar cualquier iniciativa legislativa aludiendo a que pueden ser costosas para el contribuyente y/o que son innecesarias gracias a su capacidad de auto-control

+ Reforzar su credibilidad social y generar confianza a través de una meracampaña de imagen

Es imprescindible legislar

¿Hay alguien ahí?

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =