La FDA podría revocar la declaración de que la soya es saludable para el corazón

SILVER SPRING, USA. La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos ha propuesto revocar la declaración que sostiene que la proteína de soya reduce el riesgo de enfermedades cardiacas.[1]

“Por primera vez consideramos necesario proponer una estrategia para revocar una declaración de propiedades saludables, debido al hecho de que numerosos estudios publicados desde que se autorizó la declaración en 1999, presentaron resultados inconsistentes sobre la relación entre la proteína de soya y la enfermedad cardiaca”, manifestó en un comunicado la Dra. Susan Mayne, directora del Center for Food Safety and Applied Nutrition, de la Food and Drug Administration, en Estados Unidos.[2]

“Mientras que aún hay evidencia que sugiere una relación entre la proteína de soya y el riesgo reducido de enfermedad cardiaca, incluyendo la revisada por la Food and Drug Administration cuando se autorizó la declaración, la totalidad de la evidencia científica disponible actualmente cuestiona la certeza de esta relación”, indicó la Dra. Mayne.

Algunos estudios publicados después de que la FDA autorizó la declaración de propiedades saludables de la proteína de soya muestran “hallazgos inconsistentes” sobre la capacidad de la proteína de soya para reducir el colesterol LDL (c-LDL), señaló. Esa evidencia llevó a la agencia reguladora de alimentos a concluir que la relación entre la proteína de soya y la enfermedad cardiaca no cumple con los estándares para una declaración de salud autorizada.

Si la FDA decide revocar esta declaración, la agencia aún permitiría el uso de una declaración de salud cualificada sobre los productos de la proteína de soya, “siempre y cuando exista suficiente evidencia para respaldar un vínculo entre la ingesta de proteína de soya, y la reducción del riesgo de enfermedades cardiacas” expresó la Dra. Mayne.

Una declaración de salud cualificada requiere un estándar científico de evidencia menor al de una declaración de salud autorizada, y le permitiría a la industria usar un lenguaje calificado que explique la limitada evidencia del consumo de la proteína de soya, asociado con la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca.

Durante 75 días, la Food and Drug Administration aceptará comentarios sobre el cambio propuesto a la declaración sobre la proteína de soya y la enfermedad cardiaca. La agencia considerará los comentarios y la información existente para decidir si procede o no con la elaboración de las reglas finales. Mientras tanto, los fabricantes podrán conservar la declaración autorizada actual sobre sus productos, hasta que la agencia tome una decisión final.

“Esta acción propuesta, que se ha sometido a una revisión exhaustiva de la Food and Drug Administration, subraya nuestro compromiso de brindar a los consumidores información confiable para tomar decisiones dietéticas”, concluyó la Dra. Mayne.

 

FUENTE: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902040?src=soc_fb_171110_mscpmrk_espantop10_5902040

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =