La transparencia inofensiva de la industria farmacéutica

Captura de pantalla 2016-08-07 a las 11.27.11

https://www.nps.org.au/australian-prescriber/articles/transparency-is-good-independence-from-pharmaceutical-industry-is-better?utm_medium=email&utm_source=16-08-03&utm_campaign=aus-prescriber

En Australia, como en España, no existe ninguna disposición gubernamental que regule la transparencia de los pagos de la industria a los profesionales sanitarios.

En Australia, como en España, la reciente declaración de las farmacéuticas de los pagos a médicos es una iniciativa de auto-regulación de las compañías que, ya lo hemos explicado, pretende una mejora de imagen de la industria a la vez que evitar cualquier iniciativa legislativa más exigente (captura de políticas).

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 11.36.02

http://noadvertisingplease.org/

En Australia, a diferencia de España, existe un movimiento profesional y de sociedad civil presionando a la industria y al gobierno para mejorar la transparencia y es posible un editorial de una revista científica importante como el Australian Prescriber pidiendo ir más allá: “Transparency is good, independence from pharmaceutical industry is better!”. En España sería inimaginable que una revista pidiera independencia

Las críticas al código de auto-regulación de la industria que hacen en Australia son semejantes a las que hemos hecho en España:

1- La cláusula de ‘opt-out’ para los profesionales de la salud que no quieran que aparezca su nombre.

2- Que no exista una base de datos unificada que permita una mejor comprensión de la distribución de las transferencias de valor

3- Que se excluyan de la declaración los gastos tipificados como innovacióncuando sabemos que muchos ensayos clínicos, sobre todo post- comercialización (ensayos de fase IV) son promocionales (seed trials) y conocemos la importancia de la participación de los líderes de opinión en la investigación clínica como estrategia de promoción

4- Las disposiciones de transparencia no se aplican a las compañías farmacéuticas que no son miembros de la patronal de la industria australiana (tampoco de la española).

Aunque desde aquí abogamos por una regulación gubernamental que obligue a que se declaren los pagos de la industria a los profesionales sanitarios semejante a la Sunshine Act norteamericana, también hemos de decir desde el principio que la transparencia es un mínimo insuficiente en contextos asistenciales y que, incluso, podría ser contraproducente.

Varios son los motivos:

1- La declaración de los conflictos de interés podría convertirse en una especie de permiso para mantener las relaciones comerciales; unasalvaguarda moral puramente cosmética incapaz de generar comportamientos profesionales adecuados: “Yo declaro mis conflictos de interés y después hago lo que quiero”

rodwing

2- Saber los conflictos de interés de sus médicos no sirve a los pacientes y además tiene dificultades prácticas de difícil solución. Rodwin lo cuenta bien en su texto “Conflictos de interés y el futuro de la medicina” (ver la síntesis en las dos diapositivas de abajo):

Diapositiva88

Diapositiva89

Es decir, en contextos asistenciales, la declaración de los conflictos de interés traslada la responsabilidad de cómo actuar a los pacientes y/o a la sociedad y las premisas de que (1) los pacientes responderán negativamente al conocer los pagos que su médico ha recibido; (2) los médicos estarán menos dispuestos a aceptar los pagos debido a ello y (3) la influencia de la industria disminuirá gracias a ambas cosas, no están nada claras. Los datos sobre el incremento de las transferencias de valor en EE.UU tras la Sunshine Act hablarían de una cierta insuficiencia de la transparencia como instrumento de modulación.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 11.22.57

http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1000352

Habría otra razón: el contacto con la industria de los médicos asistenciales sesga su criterio. En efecto, no hay ninguna evidencia de que la información de la industria mejore las decisiones médicas; más bien al contrario. Por tanto, la declaración no sería capaz de prevenir el daño ya que permite que siga habiendo contactos con capacidad de sesgar el juicio.

Es decir, las leyes de transparencia aplicadas al contexto asistencial, en nuestra opinión, son inofensivas para la industria e, incluso, podrían ser perjudiciales:

1- Tienen problemas prácticos insoslayables como la necesidad o no de un documento en el que el paciente reconozca que ha sido informado, la dificultad de señalar cada cuánto tiempo hay que actualizar los conflictos o qué es declarable (¿un café, una comida, una conversación?)

2- Coloca demasiada responsabilidad sobre el paciente en un contexto de fragilidad y asimetría de poder: ¿qué puede hacer el paciente una vez que conoce los conflictos de su médico?

3- Podría actuar como salvaguarda moral cosmética

4- No previene el daño de las relaciones comerciales sobre los juicios clínicos

Desde nuestro punto de vista, por tanto, la declaración de conflictos de interés en un contexto asistencial no tiene capacidad sancionadora y/o moduladora y, por eso, es la única que la industria permite

En contextos asistenciales, la única manera de prevenir el daño es evitando las relaciones con la industria. Todas las relaciones. Y se puede hacer

En cambio, la declaración de los conflictos de interés podrías ser una estrategia válida fuera de contextos asistenciales, siempre y cuando estuviera unida a otras que hemos denominado de buen gobierno del conocimiento:

iom

http://nationalacademies.org/hmd/Reports/2011/Clinical-Practice-Guidelines-We-Can-Trust.aspx

1- En formación: sistema de acreditación de la independencia decongresos (pag 17 y ss  del Medical Specialty Society Code for Interactions with Companies) y cursos, políticas para la elaboración de GPC en las que poder confiar, etc.

2- En investigación: peticiones de la campaña All Trials (datos de ensayos clínicos en abierto, publicación prospectiva de protocolos de investigación, etc).

Captura de pantalla 2016-08-07 a las 17.22.00

http://cmss.org/wp-content/uploads/2016/02/CMSS-Code-for-Interactions-with-Companies-Approved-Revised-Version-4.13.15-with-Annotations.pdf

3- En relaciones institucionales: políticas que regulen las relaciones de la industria con sociedades científicas

Curiosamente los pagos que la industria tipifica como I+D están excluidos de la declaración en nombre de un muy mal entendido secreto comercial

En suma:

1- La transparencia en relación con los pagos de la industria a los médicos en contextos asistenciales puede hacer más daño que beneficio: tiene nula capacidad de modular su influencia, actúa como una especie de salvaguarda moral cosmética y carga sobre los pacientes una responsabilidad difícil de exigir. Por eso es la transparencia que la industria ha aceptado: porque es inofensiva

2- La transparencia realmente importante, junto con otras medidas de buen gobierno del conocimiento, sería aquella en relación con los pagos tipificados como I+D que son los que tanto la Sunshine Act como el código de buenas prácticas de Farmaindustria excluyen de la declaración

La transparencia que ha tolerado la industria, en contextos asistenciales, es inofensiva e incluso perjudicial.

La única repuesta posible para evitar la influencia de la industria por parte de profesionales asistenciales comprometidos es no tener contacto: la independencia.

¡PIÉNSALO!

Son los pagos realizados a investigadores y clínicos tipificados como I+D los que permitirían identificar las “grandes cuentas de la industria” y permitir poner una mirada crítica sobre los “fabricantes de evidencias por encargo”

Por eso, esta es la transparencia que la industria no tolera

Hay que avanzar en las reformas que mejoren el gobierno del sistema de generación de conocimiento biomédico y no conformarnos con la transparencia cosmética e inofensiva que propone la industria   

 


FUENTE: http://www.nogracias.eu/2016/08/08/la-transparencia-inofensiva-de-la-industria-farmaceutica/

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − Ocho =