Las sociedades científicas médicas españolas deben decidir: democracia y profesionalismo o interés económico y poder corporativo. Por Abel Novoa

“Los médicos deben ahora elegir con más claridad que nunca si sus asociaciones profesionales van a afirmar la primacía de su compromiso ético o, por el contrario, desterrarán cualquier pretensión de ser empresas morales permitiendo que las consideraciones económicas dominen sus políticas… El dilema actual ofrece una oportunidad para que las asociaciones médicas profesionales demuestren que ponen los intereses de los pacientes por delante de los propios, actitud con la que consiguieron el apoyo del público y la influencia social de la que gozan”

 


Captura de pantalla 2017-04-04 a las 10.11.11

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/facme-el-medico-recibe-formacion-no-dinero-eso-no-puede-ir-en-irpf–7141

Fernando Carballo, el actual presidente de FACME es una persona inteligente y honesta. Creo que merece un voto de confianza. Lo conozco personal y profesionalmente desde hace años. Fue profesor mío en el máster de bioética de la Universidad Complutense de Madrid, que dirigía Diego Gracia, a finales de los años 90. De hecho, ha sido uno de los impulsores de la bioética en nuestro país, siempre mirando a su querida epidemiología clínica.

En mi opinión, la opción de desarrollo profesional y científico que ha encarnado Carballo en los diversos puestos de liderazgo profesional por los que ha pasado, ha mantenido el difícil equilibrio existente entre los intereses de su especialidad, enfermedades digestivas, el desarrollo profesional de los médicos que ha dirigido, las necesidades del sistema público y la innovación tecnológica y farmacológica que venía de la mano de la industria.

Ahora preside FACME, la federación de asociaciones científicas médicas de España y le ha tocado un toro difícil de lidiar. Estoy convencido que es la persona más idónea para hacerlo. Sus inteligencia política, su capacidad para dibujar escenarios sostenibles y su compromiso ético son las tres cualidades más necesarias en este momento.

Creo que se equivoca en una cosa. Cuando pretende que “las sociedades científicas (SS.CC) u otras organizaciones hagan un papel de coagentes en la gestión de las transferencias” asume que las SS.CC están preparadas para hacerlo. Pero no es así.

Carballo pretende que el sistema nacional decida “cuáles son los requisitos que debe cumplir (la formación continuada) para que se considere de interés para el empleador y se ejecute a través de agentes reconocidos y acreditados, rigurosos e independientes” 

Las SS.CC no son esos “agentes reconocidos” hoy por hoy. Y esa es una enorme debilidad del entramado asociativo médico español. Nuestras SS.CC están muy lejos de los mínimos estándares de gobernanza que se exigen a organizaciones con presencia pública. No son ni independientes ni rigurosas en su gestión interna. Por tanto, a día de hoy, no se han ganado la credibilidad necesaria para hacer ese necesario papel.

¿Lo pueden hacer en el futuro? Seguro que sí. Es más, es imprescindible que lo hagan. El gobierno del conocimiento médico no puede ni obedecer a los intereses comerciales ni tampoco estar sometido a los estatales u organizativos. Solo un entramado institucional profesional fuerte e independiente puede modular estas dos fuerzas sociales: mercado y gestión (pública o privada) de las organizaciones sanitarias.

Captura de pantalla 2017-04-04 a las 12.16.21

http://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=1296

Pero ese entramado profesional necesario no puede seguir reclamado solo confianza social con una retórica de las buenas intenciones imposible de mantener viendo la deriva institucional en la que están inmersas.

Las SS.CC españolas tienen que demostrar que efectivamente son de confianza; ello solo puede venir de más democracia: transparencia, rendición de cuentas y participación, son conceptos que las SS.CC deben asumir en su gestión.

Captura de pantalla 2017-04-04 a las 12.12.07

http://www.bez.es/772413588/industria-farmaceutica-gasta-doble-publicidad-que-investigacion.html

Mientras ello no ocurre, lo mejor es que sean las instancias públicas quienes lo hagan directamente, como propuse en un reciente artículo. Hoy por hoy, las organizaciones públicas tienen mejores sistemas de control, aunque también muy mejorables.

Captura de pantalla 2017-04-04 a las 12.02.07

https://cmss.org/wp-content/uploads/2016/02/CMSS-Code-for-Interactions-with-Companies-Approved-Revised-Version-4.13.15-with-Annotations.pdf

La FACME norteamericana tiene un código para las interacciones de las SS.CC que la integran con la industria ejemplar y minucioso.

Su introducción no tiene desperdicio:

1- Las Sociedades Científicas Médicas juegan un papel muy importante… Nuestros miembros guían la investigación biomédica, descubren nuevas terapias y participan en una práctica médica de alta calidad. Las Sociedades ofrecen también oportunidades educativas para ayudar a trasladar los avances científicos y médicos a la atención médica.

2- Los ciudadanos cuentan con que las Sociedades Científicas sean voces autorizadas e independientes en el mundo de la ciencia y la medicina. La confianza pública en nuestra objetividad es fundamental para llevar a cabo nuestra misión. Sabemos que el público confía en que seamos capaces de minimizar los conflictos de interés reales y percibidos.

3- Adoptamos este Código para reforzar unos principios básicos que nos ayuden a mantener la independencia real y percibida. La adopción de este Código ayuda a asegurar que las interacciones de una Sociedad con las empresas se llevarán a cabo buscando el beneficio de los pacientes y de los miembros así como para la mejora de la atención en nuestros respectivos campos de especialidad

Captura de pantalla 2017-04-04 a las 12.06.53

http://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/191475

A finales de los año 90, dos gigantes de la medicina como Pellerino (bioética) y Relman (ex editor del NEJM) advertían de los riesgos a los que se enfrentaban las SS.CC si no acertaban en sus palancas de desarrollo:

“Hoy en día, la influencia dominante en las asociaciones profesionales es económica y la tensión entre el interés propio y principios éticos es mayor que nunca. Este conflicto está erosionando los fundamentos morales de todas las asociaciones profesionales.”

Y planteaban hace casi 20 años el dilema ante el que se encuentran hoy nuestras SS.CC:

“Los médicos deben ahora elegir con más claridad que nunca si sus asociaciones profesionales van a afirmar la primacía de su compromiso ético o, por el contrario, desterrarán cualquier pretensión de ser empresas morales permitiendo que las consideraciones económicas dominen sus políticas… El dilema actual ofrece una oportunidad para que las asociaciones médicas profesionales demuestren que ponen los intereses de los pacientes por delante de los propios, actitud con la que consiguieron el apoyo del público y la influencia social de la que gozan”

Porque efectivamente, las SS.CC tienen unas responsabilidades públicas que hasta ahora no han ejercido en toda su plenitud:

“Las asociaciones profesionales médicas tienen una gran oportunidad para el liderazgo como agentes morales, ya que pueden unir a los médicos en una comunidad dedicada al bienestar de los pacientes. Las asociaciones médicas deben utilizar esta oportunidad para el bien común, ayudando a lograr la reforma del cuidado de la salud que anhela la sociedad y nuestro país necesita. Los ciudadanos responderían a este tipo de liderazgo con la confianza y el respeto que los médicos éticamente motivados merecen.”

En ningún caso puede haber tentaciones de enarbolar estrategias defensivas tipo “esto va contra los médicos”.

No es posible que en democracia existan áreas de impunidad.

El dilema de Carballo es el dilema de las SS.CC españolas.

Democracia y profesionalismo o seguir en la senda que marcan los intereses comerciales y el poder corporativo.

Abel Novoa es presidente de NoGracias

 

 

 

FUENTE: http://www.nogracias.eu/2017/04/04/las-sociedades-cientificas-medicas-espanolas-deben-decidir-democracia-y-profesionalismo-o-interes-economico-y-poder-corporativo-por-abel-novoa/

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =