Poorer countries need rapid access to generic drugs, UN says



Un informe del Comité de alto nivel sobre acceso a medicamentos de la ONU afirma que se debe permitir a los “países más pobres” no respetar las patentes de medicamentos para poder acceder a versiones genéricas.La mayoría de los países pobres tienen actualmente acceso a determinados medicamentos esenciales (por ej., antirretrovirales) a través de “licencias voluntarias” otorgadas por las compañías farmacéuticas propietarias de las patentes, para fabricar genéricos [resultado de los acuerdos de la reunión de Doha de la OMC]. Estos mecanismos han permitido el acceso al tratamiento a millones de personas. Sin embargo, muchos consideran que conceden demasiado poder a las compañías farmacéuticas y suponen una desventaja para pacientes que necesitan estos medicamentos en países de renta intermedia (en donde la mayor parte de la población no puede pagar sus precios) que no se benefician de estos acuerdos.

Según este esperado informe, estos países deberían poder decretar licencias obligatorias de manera unilateral que les permitirían acceder rápidamente a versiones genéricas sin necesidad del permiso de la compañía propietaria de la patente.

Cada país tiene el derecho de emitir licencias obligatorias, pero raramente lo hace por temor a las reacciones de las compañías farmacéuticas “y de sus gobiernos” (sic). El comité indica que hay pruebas de amenazas e intimidaciones, las cuales deberían ser respondidas con medidas “punitivas”.

Los borradores del informe fueron criticados por la industria por plantear una contradicción entre derechos humanos y derechos de propiedad intelectual. La industria afirma que el informe debía haberse concentrado en “cuestiones prácticas”, como la falta de vehículos y almacenes que puedan mantener la cadena de frío, que dificultan el almacenamiento y transporte de los medicamentos.

El informe también hace un llamamiento a los estados miembros a comprometerse a dedicar un porcentaje de su PIB en I + D en medicina. Este compromiso aliviaría la dependencia mundial e las compañías farmacéuticas, que financian la mayor parte de la investigación, y permitiría invertir en el estudio de enfermedades frecuentes en los países pobres pero con escas atractivo de mercado.

Con el fin de potenciar la transparencia, se debe obligar a las compañías farmacéuticas a diferenciar la cantidad que invierten en I+D, comparada con la que dedican a otras actividades, como promoción comercial.

En las páginas 36 a 38 el informe incorpora todas las propuestas de la campaña AllTrials por la transparencia en los ensayos clínicos, su registro obligatorio, y la necesidad de poner a disposición de otros investigadores los resultados individuales de cada paciente participante en estos ensayos.

Lo que más preocupa a las grandes compañías farmacéuticas es la cuestión de las patentes. Temen que dará ánimos a muchos países que ya están considerando lanzar licencias obligatorias, como Colombia en relación a Gleevec® (imatinib). La gran industria cabildeó fuertemente para eliminar esta recomendación del informe, argumentando que “los intentos de invalidar de manera unilateral sus patentes pisotearía las leyes diseñadas para proteger las inversiones del sector privado en nuevos medicamentos”.

Sir Andrew Witty, CEO de GSK y único miembro del comité procedente de las grandes compañías farmacéuticas, se distanció de las conclusiones e identificó las licencias obligatorias como “una cuestión especialmente preocupante”. Añadió dos comentarios personales al informe: “El trayecto desde la concepción hasta la finalización de un medicamento puede tomar hasta 25 años”. Y también: “Si existe una incertidumbre significativa sobre los retornos generados por productos que tienen éxito y valor añadido al final de este período, los inversores y por lo tanto las compañías tendrán menos interés en invertir”.

[El capital no tiene moral, eso no es nuevo. De todos modos, el valor de este informe de la ONU siempre será inferior a las leyes de EEUU sobre patentes de medicamentos, que de hecho tienen una repercusión mayor que un informe de la ONU.]

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 12 =