Tácticas intimidatorias contra la evaluación independiente de los nuevos anticoagulantes: el “caso VIOXX” revisitado

captura-de-pantalla-2016-11-28-a-las-21-01-45

http://elpais.com/diario/2004/01/28/sociedad/1075244405_850215.html

El 27 de enero de 2004, la jueza Victoria Salcedo Ruix, del juzgado de primera instancia número 37 de Madrid, absolvía a la Fundació Institut Catalá de Farmacologia (FICF) y a su director, el Profesor Joan-Ramon Laporte, de la demanda interpuesta por la multinacional MSD que acusaba a los demandados de haber emitido “falsedades, acusaciones infundadas e interpretaciones sesgadas” sobre el anti-inflamatorio rofecoxib (VIOXX), en el órgano de difusión de la FICF, el boletín farmacoterapéutico “Butlletí Groc”.

captura-de-pantalla-2016-11-28-a-las-21-14-54

http://www.icf.uab.cat/es/pdf/informacio/bg/bg154.02e.pdf

En el número 4 del volumen 15, en el año 2002, el Butlletí se hacía eco de dos editoriales aparecidos en el BMJ y el Lancet criticando los ensayos clínicos pivotales del rofecoxib (VIOXX) y el celecoxib (CELEBREX), el VIGOR y el CLASS respectivamente.

El 30 de septiembre del 2004, 8 meses después de perder la querella interpuesta contra Laporte y la FICF, Merck Sharp & Dohme (MSD) tomaba la decisión de retirar del mercado mundial su producto estrella, el rofecoxib, por un exceso de riesgo de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares (ACV).

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-39-11

https://ddd.uab.cat/pub/butgroc/butgrocSPA/butgroc_a2005m1-2v18n1iSPA.pdf

El propio Butlletí informaba en 2005 del daño producido en España por este fármaco:

Por cada 1.000 pacientes tratados durante un año, el rofecoxib daba lugar a 7,2 casos adicionales de IAM o de AVC. En el momento de la retirada, en España había entre 70.000 y 100.000 personas tratadas a cargo, pero MSD (nombre de la compañía norteamericana Merck en España) informó que en el último año se habían tratado 277.000 pacientes. Si se toma la estimación más baja de los tratados con recetas del SNS, se puede calcular que ha habido entre 504 y 720 casos atribuibles a Vioxx® (casi 2.000 con las cifras de MSD)” 

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-13-51

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(03)15424-4/fulltext?version=printerFriendly

El Lancet se hizo eco de la noticia, señalando el amplio apoyo de la comunidad médica” a Laporte

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-21-07

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC318479/

El profesor Joe Collier, presidente en ese momento de la International Society of Drug Bulletins, declaraba al BMJ que la demanda contra Laporte era parte de un largo historial de intimidación” por parte de las grandes compañías farmacéuticas multinacionales a sus críticos

German Velasques, el entonces coordinador del programa de medicamentos de la OMS declaró:

“Es una pena que se utilicen los tribunales porque no son competentes para debatir cuestiones técnicas. Es mejor hacerlo en revistas científicas médicas”  

Pues bien, la industria farmacéutica ya no demanda judicialmente a los boletines farmacoterapéuticos independientes.

Ahora los intimida a través de sus “bien mandadas” sociedades científicas.

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-45-13

http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/D349D6A3-335D-4E2B-B640-FF09C3D1D457/350056/Bit_v24n1.pdf

En junio de 2016, el boletín farmacoterapéutico de Navarra publicaba un número dedicado a repasar las incertidumbres existentes con los nuevos anticoagulantes orales en fibrilación auricular.

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-48-32

A pesar del claro y restrictivo Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT) del Ministerio de Sanidad, la presión comercial había conseguido incrementar la utilización de estos fármacos en Navarra un 5,8% en tan solo 1 año; a finales del 2015, casi un 20% de los pacientes anticoagulados en Navarra recibían algún nuevo anticoagulante, muy por encima de lo esperable.

Las conclusiones publicadas en bitn, tras la pormenorizada revisión de Juan Erviti acerca de los problemas metodológicos en los ensayos clínicos pivotales de todos los nuevos anticoagulantes y las deficiencias existentes en los procesos regulatorios de la FDA y la EMA, fueron muy contundentes:

Los ensayos clínicos pivotales que dieron pie a la comercialización de dabigatrán, rivaroxabán, apixabán y edoxabán en fibrilación auricular cuentan con numerosas irregularidades, incluidas la ocultación y falsificación de datos. Las agencias reguladoras han mostrado tener una falta de rigor preocupante al aprobar estos medicamentos, haciendo caso omiso a distintas deficiencias graves en los ensayos pivotales, detectadas por las propias agencias reguladoras”

Y finalizaba con una afirmación que nadie hace si no lo tiene muy claro:

No tenemos información fiable de la relación beneficio-riesgo de estos fármacos frente a warfarina en fibrilación auricularcaptura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-12-53-55

Estas conclusiones del bitn no eran distintas a las de un Editorial del BMJpublicado poco después, en septiembre de 2016:

Tenemos que encontrar formas de reducir la incertidumbre y mejorar el conocimiento sobre el balance riesgo beneficio de estos medicamentos”

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-17-15-43

Pues bien, las compañías fabricantes de estos medicamentos, para defenderse de acusaciones tan serias y, por supuesto, proteger sus ventas, han optado en vez de por la estrategia de intimidación judicial directa, como hizo MSD con Laporte en el caso VIOXX, por una más indirecta, la intimidación profesional a través de un documento firmado por los presidentes de seis sociedades científicas españolas: la Sociedad Española de Cardiología, la Sociedad Española de Farmacología Clínica, la Sociedad Española de Medicina Interna, la Sociedad Española de Neurología y la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia.

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-17-19-28

En una carta dirigida al consejero navarro de sanidad, los presidentes firmantes acusan al autor, el prestigioso farmacólogo Juan Erviti, de ser “tendencioso”, aunque, como veremos, no rebatirán en el escrito ni uno de sus supuestamente tendenciosos datos.

Suponemos que habrán mandado una carta semejante a la editora del BMJ y un insulto semejante a Heneghan, el coordinador Cochrane de las revisiones de las terapias antitrombóticas que firma el editorial del BMJ… ¿o con el BMJ y la Cochrane no se atreven?

Seguramente no. Es solo “matonismo nacional”. Típico.

Efectivamente, estos presidentes desde el principio renuncian a debatir “los argumentos científicos” (?) prefiriendo “recalcar aspectos esenciales en la evaluación neutral de los nuevos medicamentos”

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-12-57-12

Es decir, los insignes presidentes de 6 sociedades científicas importantes, insultan a un científico para después renunciar al debate científico, optando por ejercer de tertulianos, opinando sobre lugares comunes, obviedades y haciendo juicios de valor sobre el trabajo de un experto (ver arriba curriculum abreviado), pero sin entrar en los detalles técnicos de su crítica porque “rebatir una por una las ideas y opiniones que vierte el autor del artículo del BIT de Navarra sería cometer una torpeza similar a la que ahora criticamos” (?¡)

¿¡Torpeza!?

Pero señores presidentes, los debates científicos son sobre los datos científicos y los argumentos utilizados. No es posible cambiar el nivel de discusión e intentar disculpar las irregularidades cometidas por los promotores aludiendo a un argumento genérico como la “complejidad que entraña el diseño, la planificación y la ejecución de estudios clínicos de cierta magnitud”

¿Es “la complejidad” una excusa para que en el ensayo pivotal del rivaroxaban se utilizara conscientemente una máquina defectuosa para controlar el INR del grupo tratado con warfarina, que infraestimaba el grado de anticoagulación y, por tanto, provocaba que los investigadores sobretrataran a los pacientes con anticoagulantes, incrementando su riesgo de hemorragia y, previsiblemente, haciendo parecer más seguro al Xarelto de lo que realmente es?

El promotor conocía estos datos (de nuevo lo dicen los “tendenciosos” del BMJ) y se lo ocultó a investigadores y reguladoras.

Más que un problema relacionado con la complejidad, presidentes, parece un fraude científico como una casa que, además, ha puesto en peligro la vida de los pacientes del grupo tratado con warfarina al someterlos a dosis excesivas de anticoagulantes.

Es curioso que esta estrategia de intimidación profesional utilice argumentos parecidos a la intimidación judicial que utilizó MSD con Laporte. La jueza del caso VIOXX explica en el texto de la sentencia que “el escrito de rectificación (entregado por la compañía).. no se limita a los hechos de la información (la reflejada en el Butlletin)” sino que incluye “manifestaciones laudatorias.. que aluden a la excelente reputación de la demandante, a su tradición y a su firme voluntad de defender la salud de los pacientes por encima de cualquier otra consideración” que están, según la jueza Salcedo, “fuera de lugar”.

Puño de acero con los débiles y mandíbula de cristal con su honor. Son afirmaciones, estas de MSD, que, ahora que sabemos lo qué pasó con el VIOXX, tienen un efecto pro-emético significativo.

Los presidentes que han liderado este intento fallido de intimidación profesional, aluden también en su “panfleto” a argumentos de autoridad, conocimiento y honor semejantes a MSD:

“Como médicos e investigadores nos preciamos de conocer la realidad clínica… y las necesidades de los pacientes”

Bonitas palabras vacías

¿Dónde está la indignación de las sociedades científicas por la sobredosificación a la que, conscientemente, los promotores del ROCKET-FA del Xarelto sometieron a los pacientes del brazo anticoagulado con warfarina?

Las agencias reguladoras también son “disculpadas” con un alucinante “ningún procedimiento de evaluación es infalible”. Y continúan, rasgándose las vestiduras con un “tachar de falta de rigor la actuación de las agencias reguladoras parece sencillamente desproporcionado”.

Pero tampoco entran a comentar los datos que aporta Erviti que demuestran como la propia FDA ha reconocido que en cuatro ensayos realizados con el ribaroxaban, las inspecciones encontraron “datos falsificados, irregularidades en la notificación de reacciones adversas, violaciones del protocolo, registro de la información inadecuado o incorrecto, entre otras consideraciones”.

No parece que estos “conocedores de la realidad clínica” estén atendiendo la necesidad más importante de los pacientes que es que sus médicos no les hagan daño; tampoco están cumpliendo con lo que se espera de personas que representan a instituciones de ciencia: la búsqueda honesta de las mejores pruebas 

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-19-28-12

http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/D349D6A3-335D-4E2B-B640-FF09C3D1D457/364940/Bit_v24n1cartasociedadesr%C3%A9plicaynotaeditorial1.pdf

En todo caso, ni el bitn ni Erviti necesitan que nadie salga en su ayuda.

La respuesta del farmacólogo a los argumentos de los presidentes tiene el mérito de no rebajarse al nivel tertuliano que ellos utilizan.

Por ejemplo:

Defiende la integridad de los evaluadores de las agencias reguladoras pero no la de las decisiones finales tomadas por sus directivos. Erviti aporta de nuevo ejemplos concretos donde no ha existido concordancia entre las sugerencias técnicas realizadas por los evaluadores que trabajan en estas instituciones y las decisiones regulatorias definitivas.

UNHEALTHYEn NoGracias hemos comentado en diversas ocasiones las reformas pro-business realizadas en las agencias reguladoras inspiradas por las políticas neoliberales en los últimos 35 años. Según Davis y Abraham, existe una situación de desánimo entre los técnicos de estas instituciones por la escasa capacidad que tienen para realizar su trabajo adecuadamente, debido a la presión político-comercial que hay sobre los máximos ejecutivos.

El colmo de la hipocresía es cuando acusan al bitn de falta de transparencia. Que los presidentes de 6 asociaciones científicas españolas acusen de falta de transparencia al bitn es, cuanto menos, rocambolesco.

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-11-03-09

Por ejemplo, analicemos la Sociedad Española de Medicina Interna. En su memoria de actividades 2015 reconoce:

– solo un 10% de sus ingresos proceden de las cuotas de sus socios;

– de la industria farmacéutica recibe directamente el 30%;

– de las cuotas a su congreso, pagado casi íntegramente también por la industria, recibe más del 40%.

Es decir, al menos, el 70% de los presupuestos anuales de la SEMI son financiados por la industria, directa o indirectamente

¿Qué empresas pagan y para qué?

Ah.

Eso no lo podemos saber.

No existe (o no encontramos) la declaración de conflictos de interés de la Junta Directiva de la SEMI; tampoco la de su presidente.

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-11-15-10

La declaración de conflictos de interés de todos los redactores del bitn es pública y accesible. Arriba la de Erviti

En su contestación Erviti señala la obviedad: todas las sociedades firmantes de la carta han recibido dinero de las empresas que venden nuevos anticoagulantes: hasta un total de 991.256 euros durante el año 2015; sin sumar lo que pueden haber recibido la sociedades autonómicas ni los propios miembros de la junta directiva.

En fin. Es una transparencia poco transparente la de las SS.CC españolas, como ya hemos denunciado desde NoGracias. No parece que las SS.CC estén para dar lecciones de transparencia a nadie

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-14-31-52

https://www.aemps.gob.es/medicamentosUsoHumano/informesPublicos/docs/criterios-anticoagulantes-orales.pdf

La indignación de los presidentes debe continuar al comprobar las últimas recomendaciones publicadas. En nuestra opinión, los órganos se evaluación e información públicos, en el caso de los nuevos anticoagulantes, están siendo afortunadamente prudentes. En el último IPT publicado hace unos días, las indicaciones están presididas por la contención y la sensata ponderación de las evidencias existentes

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-14-21-44

http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/7983708/11/16/Cardiologos-e-internistas-critican-a-Sanidad-por-desoir-sus-recomendaciones-en-el-uso-de-nuevos-anticoagulantes-orales.html

Las distinguidas sociedades científicas, por supuesto, no están muy contentas

En conclusión:

1- Los boletines farmacológicos independientes son de las pocas fuentes equilibradas que existen para que los médicos sepan a qué atenerse con los nuevos medicamentos. Cualquier ataque a su independencia o intento de coacción jurídica o profesional es inaceptable y solo va en contra de los pacientes. El debate científico, por contra, es no solo tolerable sino recomendable. No es el caso.

2- La dificultad para la evaluación de las evidencias es cada vez más importante. No sirven ni los ensayos clínicos, ni el filtro que deberían poner las mejores revistas científicas antes de su publicación, ni la decisión tomada por las agencias reguladoras; mucho menos, lo que opinen las sociedades científicas. La industria y sus “socios” están siendo sus propias víctimas: es suicida seguir debilitando la ciencia; se vuelve contra todos, pero también contra ellos, en forma de desconfianza. Es posible que la duda pueda acabar afectando a productos con verdadero valor añadido como ya está ocurriendo con las vacunas.

3- Hoy, en la valoración de cualquier medicamento hay que contar con que la industria ha manipulado los datos o el diseño del ensayo clínico, en mayor o menor medida, y la agencia reguladora “ha mirado para otro lado”. La incertidumbre llega a ser insoportable y los que la sufren las consecuencias son siempre los enfermos y el bolsillo de los contribuyentes.

diapositiva1

Por eso Richard Smith y Peter Gotzsche pedían en las páginas del BMJ dejar de publicar artículos sobre experimentos financiados por la industria: es investigación corrompida por los intereses comerciales que hace daño.

diapositiva1

4- Las sociedades científicas (SS.CC) están completamente desacreditadas para hacer la función que la población espera de ellas: que valoren y ponderen la ciencia biomédica y estimulen la mejor práctica clínica. Su fracaso es grave y preocupante. El diagnóstico de “erosión moral” que realizaban Pellegrino y Relman hace casi 20 años es más actual que nunca (los textos de las diapositivas de aquí en adelante son traducciones del artículo de Pellegrino y Relman de 1999, “Professional medical associations: ethical and practical guidelines”)

diapositiva15- Los médicos y ciudadanos hemos de conocer y denunciar en lo qué se han convertido muchas de nuestras SS.CC: oscuros chiringuitos de autobombo, negocio y venta de productos; meros intermediarios comerciales; diagnosticadores de deficiencias farmacológicas y tecnológicas; vulgares comisionistas. Ni Pellegrino ni Relman podrían haber imaginado cómo iba a empeorar una situación que hace 20 años ya era gravísima.

diapositiva1 6– Las SS.CC son miembros de una comunidad moral que se debe a los intereses de los enfermos y la sociedad. El patrimonio de confianza que gestionan no les pertenece y no pueden debilitarlo en nombre de sus intereses comerciales. Como ya advertían Relman y Pellegrino, sin un fuerte compromiso ético, es fácil la degeneración de una asociación científica en mera asociación comercial y de defensa de privilegios corporativistas

diapositiva2

7-   La profecía realizada por estos dos referentes morales de la medicina es suficientemente explícita: las SS.CC se han convertido en entidades empresariales en busca de ganancias.

Y ahora, como hemos visto en el panfleto publicado contra Erviti y el bitn, en una especie de “matones a sueldo” de las farmacéuticas

Post-data:

Estamos seguros que si este grupo de fármacos finalmente demuestra seguridad y efectividad, el bitn y Erviti serán los primeros en reconocerlo, señalando sus posibles ventajas y lugar en la clínica.

Sin embargo, lamentablemente, también creemos que si alguno de estos nuevos fármacos es retirado del mercado por hacer daño, como pasó con el VIOXX, ninguno de estos señores hará un acto de constricción, expresará su arrepentimiento o colgará la bata por haber jugado de manera tan inclemente con la seguridad de los pacientes, la credibilidad de la medicina y la necesaria confianza en ese instrumento de progreso que debería ser la ciencia biomédica

En eso, también, igual que MSD

 

 

 

FUENTE: http://www.nogracias.eu/2016/12/02/tacticas-intimidatorias-contra-la-evaluacion-independiente-de-los-nuevos-anticoagulantes-el-caso-vioxx-revisitado/

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =