El 25% de los argentinos toma remedios sin prescripción ni orientación médica.

La Red de Medicamentos necesita recordar que en EEUU, y no sólo allí, la cuarta causa de muerte se vincula con la mala utilización de los medicamentos prescriptos. La automedicacion y sus consecuencias no son fenómenos que puedan entenderse sin relacionarlos con la promoción de la medicametalización de la vida, que el Modelo Médico Hegemonico y la Industria Farmacéutica realizan.

Contraindicaciones.  El consumo excesivo de los remedios tiene su daño colateral. Especialistas reflexionan sobre los efectos adversos del paracetamol, las aspirinas y los antibióticos.
El paracetamol se volvió de los remedios más populares en los últimos meses. La epidemia de dengue desatada en el país con epicentro en Misiones, le dio a este analgésico un poder de salvación que en realidad no tiene. Es decir, que su consumo se haya masificado al punto de que muchos lo toman como “preventivo del dengue”, no significa que sea inofensivo.
Todos los medicamentos tienen sus contraindicaciones. Su consumo excesivo o una dosificación incorrecta, puede derivar en cuadros complejos, ya sea a corto o largo plazo. La automedicación tiene sus riesgos. El cuerpo pasa factura.
Especialistas consultados por El Territorio reflexionan sobre los efectos adversos del paracetamol, las aspirinas y los antibióticos, todos medicamentos de consumo masivo.
Orlando Querencio, jefe de la Unidad Central de Traslados, reconoció que en el servicio de emergencia del Hospital Escuela Ramón Madariaga se dieron consultas por las consecuencias del consumo de paracetamol en casos febriles. “Hubo pacientes con malestar digestivo o acidez relacionado a gastitritis, pero no tuvimos hepatitis o fallas renales”, sostuvo el médico.
La estadística oficial señala que el 25 por ciento de los argentinos toma remedios sin prescripción ni orientación médica. “Estamos ante una cultura del inmediatismo; todos quieren resultados rápidos y efectivos”, advierte Jorge San Juan, director de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación.
El desconocimiento y la urgencia se transforman en aliados que atentan contra la salud.
Para tener una idea vale socializar los números que maneja la Subsecretaría de Prevención de Adicciones y Control de Drogas. Se estima que el 11 por ciento de todos los casos de insuficiencia renal terminal es atribuida al consumo de analgésicos. Mientras que el 40 por ciento de los cuadros de hemorragia digestiva alta son provocados por la aspirina y el resto de los antiinflamatorios (ibuprofeno, paracetamol).
No son inocuos
El exceso de paracetamol, por ejemplo, deviene en problemas hepáticos, según había manifestado el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Misiones, Patricio Schiavo.
Pero no es todo. Existen otros medicamentos que aparentan ser inocuos, en tanto consumirlos en dosis mayores a las prescriptas es perjudicial. Es el caso de la aspirina y el ibuprofeno. Estos comprimidos en demasía ocasionan úlceras gástricas. Y en esa misma línea se encuentra el amoxidal o amoxicilina, si es utilizado en cuadros que no corresponden genera que el cuerpo se vuelva resistente al antibiótico y luego ya no cumple con su acción terapéutica.
San Juan puso como ejemplo el clásico dolor de garganta que no siempre se debe a una bacteria que precise antibióticos. Pero en la práctica, muchas personas para calmar rápidamente ese dolor van a la farmacia y se compra un antibiótico.
“La vida no se resuelve con una pastilla”, señaló en diálogo con este medio, Roxana Galiano, directora de Farmacia del Ministerio de Salud Pública de la provincia y explicó: “La automedicación puede traer serios daños, complicar el cuadro, dilatar el diagnóstico real de la enfermedad, o bien, solapar otra enfermedad aún más importante”.
En este último punto de los que enumera Galiano se dieron casos en que el paracetamol, destinado a tratar la fiebre y los dolores, ocultó otra dolencia. “Efectivamente, este analgésico tapa u oculta los síntomas de otras enfermedades y esto no hace más que dilatar el tratamiento correcto que es con antibióticos. Por ejemplo, en una infección intestinal, el paracetamol está tratando la fiebre y con eso está ocultando uno de los síntomas de una infección”, había descrito Schiavo.“Lo más importante del paracetamol es no consumirlo con alcohol. Esto sí esta totalmente prohibido”, añadió el presidente del Colegio de Farmacéuticos. Y en ese sentido, recomendó como dosis máxima dos miligramos por día. Si en el término de 72 horas la fiebre no cesa hay que consultar al médico porque hay otra enfermedad solapada”, sostuvo.
Un grupo de farmacéuticos nucleados en el Colegio lleva adelante una trabajo de investigación que será presentado en los próximos meses en un congreso en La Pampa. El principal dato de este estudio se desprende de una encuesta llevada a cabo en Posadas y dice que: “La mayoría de la gente cree que el paracetamol es preventivo del dengue; le duele un poco la cabeza y toma paracetamol por las dudas”.
Aspirina y antibióticos
La aspirina tiene entre sus efectos adversos la úlcera sangrante. “La aspirina evita que se formen coágulos en la sangre y previene los infartos, entonces la gente suele tomar una por día. Ante esta situación comenzaron a aparecer casos de úlceras gástricas porque la presentación de la aspirina era de 500 miligramos, es demasiado”, explico Shiavo.
La industria farmacéutica tuvo entonces que adaptarse al consumo y a la necesidad popular. “Se empezaron a fabricar aspirinas de 100 miligramos, una dosis específica preventiva para infartos, porque la aspirina se caracteriza por ser antiagregante plaquetario, evita que se formen coágulos en la sangre y previenen los infartos. La aspirina de 500 miligramos por día puede producir úlcera gástrica”, insistió.
La automedicación incrementa el riesgo de resistencia a los antibióticos, un grupo de medicamentos que debe ser utilizado en todos los casos bajo prescripción médica, sino después cuando son realmente necesarios no surten efecto.
“Tengo conocimiento de una paciente que estuvo mucho tiempo internada, sometida a varios estudios clínicos. Tenía que ser operada de la vesícula y los médicos no encontraban el antibiótico sensible a su cuerpo. La gente no dimensiona”, sentenció Galiano.
Prescripción responsable
En marzo del año pasado se presentaron en Posadas los avances del Proyecto Happy Audit en la provincia en la sede del Colegio Médico.
Happy Audit consiste en un trabajo que incluye estudio y seguimiento de la prescripción de medicamentos por parte de los profesionales de la salud.
El estudio arrojó la siguiente información: en Misiones se dan todas las variables más peligrosas; las personas pueden comprar sin ningún esfuerzo antibióticos sin receta, los médicos prescriben antibióticos ante cuadros virales que no los necesitan y los pacientes piden a los médicos que les receten medicamentos.
En 2010, Misiones estaba primera en cuanto a prescripciones inadecuadas de antibióticos. En la actualidad, ese lugar lo ocupa Santa Fe.
En promedio un 37 por ciento de médicos receta antibióticos, sin embargo hubo médicos que no prescribieron antiobióticos a ningún paciente y otros que recetaron antibióticos a todos los pacientes.
Por Griselda Acuña
interior@elterritorio.com.ar
Fuente: territoriodigital.com 10/4/2016

 

 

Fuente: http://nacionysalud.com/node/7097

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 5 =