Tercera sentencia condenatoria consecutiva en los EE.UU. por ocultar los efectos adversos del Risperdal

La compañía farmacéutica Janssen Pharmaceuticals Inc. -filial de Johnson & Johnson– y su matriz han sido condenadas por un juzgado de Arkansas a pagar una multa de 1.200 millones de dólares por ocultar y restar importancia a los riesgos derivados del consumo de Risperdal(Risperidona). La cifra millonaria se ha dilucidado a raíz de la aplicación de una multa de 5.000 $ por cada una de las alrededor de 240.000 recetas de Risperdal que habían sido subvencionadas por el sistema de salud Medicaid durante un período de 3 años y medio. A su vez impuso otra pena de cerca de 11 millones de dólares más en concepto de multa por las más de 4.500 cartas enviadas a los médicos de Arkansas por parte de “Janssen Pharmaceuticals”.

Según las declaraciones del Fiscal General del Estado de Arkansas -Dustin McDaniel- se envía una señal muy clara a las grandes farmacéuticas de que no pueden engañar al FDA, médicos y pacientes con el fin evidente de obtener beneficios a través de los fondos del Medicaid.

Ya en el año 2004 se obligó a la compañía a modificar el prospecto del medicamento para advertir del riesgo de ictus y muerte en pacientes con demencia de edad avanzada, aparición de convulsiones, aumento de peso importante o la aparición de la diabetes, entre otros efectos secundarios. El medicamento se utiliza en el tratamiento de la esquizofrenia, el autismo y la demencia en pacientes de alzhéimer

Johnson & Johnson ya había sido condenada previamente por un tribunal de Carolina del Sur al pago de 327 millones de dólares por las mismas circunstancias y en Enero de este mismo año llego a un acuerdo para el pago de una indemnización de 158 millones de dólares en Texas a cambio de no declararse culpable. El próximo mes quedará visto para sentencia un proceso similar existente en Pensylvania, aunque la compañía tiene abiertos otros once procesos en once estados diferentes por cuestiones similares.

Las ventas del citado medicamento ascendieron a 4.500 millones de dólares en el año 2007, y a partir de la pérdida de la patente descendieron hasta los 3.400 millones en el 2008 y a 527 millones en el año 2010. Esto no significa un descenso general de las ventas del producto genérico, sino del producto bajo la marca de Johnson & Johnson.

Este hecho a vuelto a poner de relevancia lo que muchos especialistas vienen afirmando desde hace tiempo sobre el uso de antipsicóticos de segunda generación, y es que cuando los riesgos superan los beneficios hay que sopesar muy seriamente la viabilidad de un fármaco, de igual forma, grupos de presión están trabajando para prohibir la administración de este tipo de fármacos en niños, habida cuenta de su elevada cantidad de efectos secundarios y que ponen en riesgo la salud, y además se desconocen cual son sus efectos en la administración a largo plazo a niños de este tipo de fármacos.

La familia de fármacos antipsicóticos (tanto los de 1ª como los de 2ª generación) han sufrido un espectacular aumento de ventas en la última década, y de forma particular entre la población infantil. Según la opinión de algunos expertos consultados por Autismo Diario “la protocolización del uso de antipsicóticos a niños ante casos de TDAH (Confirmados o no) o casos de Trastornos del Espectro del Autismo (Confirmados o no) conlleva por una parte un gran negocio y por otra la asunción de riesgos innecesarios para la salud de los niños”.

Para saber más:

Efectos metabólicos y endocrinos adversos de los antipsicóticos de segunda generación en los niños y adolescentes

Medicación y Autismo: Revisión sistemática

Fuente:   http://autismodiario.org/2012/04/15/tercera-sentencia-condenatoria-consecutiva-en-los-ee-uu-por-ocultar-los-efectos-adversos-del-risperdal/

 

 

 

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =