Síndrome del Barrio Enfermo: Población con Sensibilidad Química Múltiple Aledaña a Destilería de Bioetanol

eduardo maduroBryan MacLeanFlavia Silvina DifilippoJuan Manuel LaínoMedardo Ávila-Vázquez Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba, Argentina . DOI: 10.4236/jbm.2022.104009 PDF HTML XML 

Resumen

La población de un barrio de la ciudad de Córdoba presenta síntomas irritantes generales desde que allí comenzó a funcionar una destilería de bioetanol, de la cual emanan principalmente formaldehído, tolueno, xileno. A pedido de la comunidad, se evaluó la salud ambiental colectiva con un estudio transversal de prevalencia de estas condiciones. El 53% de los residentes reportaron trastornos respiratorios, conjuntivitis 31%, cefaleas 27%, dermatitis 23% y dispepsia 22%. El 57% de los niños de 6 a 7 años usan broncodilatadores (un indicador de asma). El 66% de la población tiene una de estas condiciones, el 46% tiene dos y el 26% tiene tres; los niños son los más afectados. Los resultados coinciden con el Consenso sobre el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple en que es reproducible por exposición química repetida, es crónico y no mejora sin eliminar la exposición, afectando múltiples órganos y sistemas. El 14,8% de los recién nacidos presenta malformaciones, mientras que en el resto de la ciudad solo el 1,7% las presenta. Similar al Síndrome del Edificio Enfermo, el cuadro de salud colectiva encontrado sugiere un “Síndrome del Barrio Enfermo”.

Palabras clave

Sensibilidad Química Múltiple , Exposición Ambiental , Contaminación del Aire , Salud Ambiental , Formaldehído

Compartir y citar:Maturano, E. , Lean, B. , Difilippo, F. , Laino, J. and Avila-Vazquez, M. (2022) Síndrome del Barrio Enfermo: Población con Sensibilidad Química Múltiple Adyacente a Destilería de Bioetanol. Revista de Biociencias y Medicamentos , 10 , 87-98. doi: 10.4236/jbm.2022.104009 .

1. Introducción

El barrio San Antonio está ubicado al sur de la ciudad de Córdoba. Muchos de sus habitantes presentan irritaciones oculares, cutáneas y respiratorias, además de cansancio y disforia. La intensidad de estas características ha ido en aumento e incluso algunos vecinos han tenido que abandonar el barrio, siguiendo el consejo del médico. El barrio es un asentamiento de más de 40 años. En febrero de 2012 entró en funcionamiento una destilería de bioetanol [ 1 ] allí, junto al patio trasero de las casas familiares, que produce 100.000 litros diarios de bioetanol. Una empresa llamada Porta Hnos fabricaba licor y bioetanol desde 1995 ( Figura 1). En 2012 se puso en marcha una nueva estructura que destila bioetanol a través de la molienda y fermentación del maíz. En 2013, la Red Universitaria de Ambiente y Salud (REDUAS) de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba realizó una evaluación epidemiológica de más del 74% de los habitantes de San Antonio que reportaron trastornos irritantes muy frecuentes liderados por dolores de cabeza ( 43%), seguido de congestión ocular (34%), trastornos respiratorios (33%), malestar digestivo (26%) y dermatitis irritante (18%). [ 2] En noviembre de 2014, juzgados de la provincia de Córdoba solicitaron un informe pericial químico ambiental. Dicho informe confirmó que los fermentadores de la planta estaban liberando sustancias químicas que podrían explicar los síntomas que padecían los vecinos de esa zona, principalmente tolueno, xileno, hexano, ácido acético, etanol y otros, que junto con el formaldehído fueron detectados en la muestras de aire tomadas en las calles de San Antonio [ 3 ], aparentemente en niveles inferiores a los establecidos por las pautas de exposición actualmente vigentes en Argentina. El aire ambiente normalmente no contiene estos contaminantes químicos, las pautas de estándares ambientales determinan valores mínimos que son estimaciones de seguridad, aunque no son seguros.

En 2016, los vecinos de San Antonio solicitaron a REDUAS que realizara una nueva evaluación ambiental de salud colectiva en el barrio y también en Residencial San Antonio (otro barrio ubicado a 150 metros al sureste de San Antonio). El estudio aquí incluido fue diseñado para tal valoración con el fin de evaluar si los síntomas o condiciones médicas que presentan los vecinos constituyen una entidad nosológica específica que pudiera estar relacionada con la particular contaminación ambiental en esta zona de la ciudad de Córdoba.

Figura 1 . Plano del barrio de San Antonio y ubicación de Porta Hnos. Planta de Bioetanol.

2. Material y Métodos

Se realizó un estudio descriptivo transversal para medir las incidencias y prevalencias de los diferentes cuadros clínicos, a través de una encuesta dirigida a todos los vecinos de los barrios San Antonio y Residencial San Antonio de la ciudad de Córdoba (encuesta poblacional). Para ello, se visitaron todas las viviendas del área considerando el barrio como un único conjunto poblacional, asumiendo un riesgo ambiental de exposición común, no diferenciado. Con base en la información geográfica, demográfica y sociológica del barrio a partir de fuentes secundarias, se caracterizó con precisión la comunidad objeto de estudio y se buscaron las probables causas de contaminación ambiental presentes en la zona. Identificar problemas sanitarios dentro de la comunidad,

El análisis consideró variables dependientes de: 1) dermatitis irritante recurrente o alérgica; 2) trastornos irritantes y/o congestivos recurrentes de las vías respiratorias y asma (en este caso, el criterio fue el uso regular de inhaladores de aerosoles broncodilatadores); 3) dolores de cabeza persistentes o dolores de cabeza presentes durante 15 o más días al mes [ 4 ]; 4) trastornos digestivos, como gastritis y dispepsia crónica; 4) conjuntivitis crónica o recurrente o síndrome del ojo rosado; 5) hijos nacidos con anomalías congénitas en los últimos 5 años; 6) abortos espontáneos en los últimos 5 años; 7) cáncer en cualquier localización diagnosticado en los últimos 12 meses (incidencia); 8) diagnóstico de cáncer en los últimos 5 años—residentes vivos cuando se realizó la encuesta (prevalencia)—y 9) mortalidad por cáncer en los últimos 5 años, siguiendo los criterios de Globocan-IARC [ 5]. Las variables independientes fueron la edad, el sexo y la antigüedad en el barrio. Las variables de confusión incluyeron hábitos tóxicos (tabaquismo y alcoholismo) y ocupación. Se creó una base de datos, así como una matriz numérica. La prevalencia de cada trastorno se confrontó con las tasas de referencia informadas por entidades oficiales y/o académicas locales, nacionales o internacionales. Finalmente, se realizó un análisis de correlación de Pearson sobre las variables en busca de asociaciones significativas, las cuales también se midieron con tablas de contingencia. Para tales efectos se utilizaron los siguientes programas: Excel, INFOSTAT, Minitab 17 y EPIDAT.

Se utilizó un cuestionario previamente validado por REDUAS . La mayoría de las preguntas estaban cerradas mientras que las dos finales estaban abiertas. Todas las entrevistas fueron realizadas por profesionales médicos o estudiantes de último año de Medicina de la Universidad de Córdoba (UNC). Toda la investigación se realizó bajo el artículo 2 de la Ley Provincial N° 9694 de la Provincia de Córdoba que rige los estudios observacionales en salud humana [ 6 ]. Se solicitó y registró un consentimiento previo informado para todas las entrevistas.

3. Resultados

El trabajo de campo se realizó en octubre de 2016. Se recolectó información de 134 hogares (123 en Residencial San Antonio y 11 en San Antonio), llegando al 65% de la población total, según el censo provincial de 2008. Se examinaron 508 personas, de las cuales 256 eran mujeres (50,39%), con predominio de jóvenes y adultos ( Tabla 1 ). El tiempo medio de residencia en la zona fue de 17,11 años.

Desde el punto de vista económico, el barrio contaba con una serie de pequeñas tiendas y algunos almacenes con varios talleres. La mayoría de los vecinos eran maestros y obreros (muy pocos eran contratados por la destilería de bioetanol de Porta Hnos.) y había algunos profesionales y empresarios. El desempleo alcanza el 1,5% de la población.

Las fuentes de contaminación observadas en la zona incluyeron una antena móvil, desechos cloacales en algunas calles, dos pequeños talleres metalúrgicos, un depósito de madera y la planta química de bioetanol fermentador de maíz. No hay líneas de alta tensión que crucen el vecindario ni transformadores de energía eléctrica de alta a media tensión que generen radiación electromagnética.

Patologías Encontradas: Los trastornos respiratorios presentaron una tasa del 53% (267/508), el asma (personas que utilizan inhaladores broncodilatadores) la padece el 17% (85/508) de los vecinos, trepando al 29% en menores de 15 años y a 57 % en niños entre 6 y 7 años, que son el grupo de control epidemiológico mundial para este trastorno [ 7 ] —conjuntivitis la padecen el 31% (158/508) de los residentes, cefaleas el 27% (135/508), dermatitis en un 23% (116/508), y molestias digestivas en un 22% (112/508).

En el último año nacieron siete bebés, dos de ellos con anomalías congénitas (tasa 28,6%). Desde el inicio de operaciones de la destilería de bioetanol en la zona (5 años), han nacido veintisiete niños (tasa de natalidad 2016). de 13.8/1000 residentes), cuatro de los cuales mostraron anomalías significativas (tasa de defectos de nacimiento del 14.5%).

Característica de poblaciónNúmeroPorcentaje
Población total508100%
Mujeres25650,39%
Hombres25249,61%
Niños de 0 a 15 años12023,62%
Jóvenes de 16 a 30 años12624,80%
Adultos de 31 a 50 años11622,83%
Adultos de 51 a 65 años9218,11%
Adultos mayores de 66 años479,25%
Sin datos7
Media de edad34,88 años, SD: 22,97 años
Tiempo de residencia promedio17.11 años

Tabla 1 . Estructura de la población de San Antonio y barrios residenciales de San Antonio por sexo y edad.

Las malformaciones observadas fueron: hernia diafragmática, cardiopatía congénita, mielomeningocele y esclerosis tuberosa. Registramos una tasa de aborto espontáneo en mujeres entre 15 y 45 años del 3,70% (4/109). En la Tabla 2 se presenta un resumen de las manifestaciones clínicas . En cuanto al cáncer, en el último año (incidencia) se identificaron dos casos (uno de mama y otro de piel), con una tasa bruta de 394/100.000 habitantes. Por prevalencia hay ocho casos (cuatro casos de cáncer de piel, dos de mama, uno de vejiga y uno de linfoma de células B), con una tasa bruta de 1377,9/100.000. La tasa promedio de mortalidad por cáncer fue de 118/100 000, con tres casos: uno de leucemia en 2012, uno de hígado en 2013 y uno de páncreas en 2014).

La astenia, como la presencia de fatiga, depresión y/o insomnio, fue una manifestación relatada espontáneamente durante la encuesta asociada a uno o más de los trastornos mencionados anteriormente. Otra manifestación reportada espontáneamente fue la presencia de masas tumorales de rápido crecimiento en las vías aéreas superiores (nódulos laríngeos, pólipos nasales y vegetación adenoide), creando obstrucciones respiratorias que requirieron tratamiento quirúrgico. Así lo informaron 7 mujeres jóvenes y un hombre que residen en las inmediaciones de la planta de bioetanol.

En cuanto al análisis de correlación de Pearson, la variable ocupación no tuvo relación significativa con ninguna de las patologías pero relacionó significativamente a niños con trastornos respiratorios agudos y asma, ancianos con dermatitis, conjuntivitis, dolores de cabeza y malestar digestivo, y mujeres con dermatitis, conjuntivitis, dolores de cabeza y malestar digestivo. En un subgrupo de 435 residentes —del que excluimos a los consumidores de tabaco y alcohol (considerándose ambas sustancias factores de confusión)— observamos que el 66% de la población presentaba al menos una de estas condiciones, el 46% dos y el 26% tres. Además, el 63% de los niños tenían al menos uno. Los niños que tienen dos o más condiciones son los más afectados en todos los grupos de edad.

Manifestaciones clínicasMontoPredominio
Trastornos respiratorios recurrentes, excepto asma18236%
Asma bronquial8517%
Todos los trastornos respiratorios26753%
Ojo rosado: conjuntivitis15831%
dolores de cabeza13527%
Dermatitis11623 %
Malestar digestivo (dispepsia)11222%
Cáncer en los últimos 5 años81,58%
Defectos de nacimiento en los últimos 5 años414,5%
Abortos de mujeres de 15 a 45 años43,4%

Tabla 2 . Trastornos de salud en San Antonio y vecindarios residenciales de San Antonio potencialmente asociados con la contaminación ambiental.

4. Discusión

Dimensiones generales: Los trastornos de las vías respiratorias han comprometido a más de la mitad de los residentes, algo que no ocurría antes de que la planta de bioetanol entrara en funcionamiento en 2012. El subgrupo de personas con masas en las vías respiratorias superiores vive a menos de 100 metros de la planta industrial, mostrando una sugestiva asociación espacial con la destilería (ver Figura 2 ).

Existía un nutrido grupo de vecinos asmáticos, especialmente el grupo de referencia epidemiológico (niños de 6 y 7 años) cuyo uso de broncodilatadores inhalados se constató en más de uno de cada dos niños (57%), mientras que, según afirma Global Asthma Network, el la carga de asma (medida como personas que utilizan inhaladores broncodilatadores) en Argentina es del 14% [ 7 ] [ 8 ]. Los casos de conjuntivitis estaban generalizados (uno de cada tres residentes). No hay cifras de referencia nacionales disponibles, pero la American Optometric Association informa una prevalencia del 1,3 %, igual que en el Reino Unido [ 9 ] [ 10]. Los casos de conjuntivitis encontrados no presentan variaciones estacionales, como ocurriría con la conjuntivitis alérgica (la más frecuente en la población general). Por el contrario, se observó una evolución típica de la conjuntivitis química que las personas se afectaban a asociar con la contaminación del aire generada por la planta de bioetanol, ya que reportan no haber padecido esta condición antes de 2012. También fue sugerente el hecho de que este brote epidémico de conjuntivitis coexistiera con un caso de carcinoma de células escamosas de conjuntiva en un vecino que había tenido síndrome de ojo rosado previamente. La presencia de cefalea persistente que, según la OMS [ 4], afecta a un porcentaje variable entre el 1,7% y el 4% de la población mundial, afectaba a una cuarta parte de los vecinos del caso en estudio. En particular, las personas afectadas informaron que cuando

Figura 2 . Relación espacial entre viviendas de vecinos con masas en vía aérea superior y la destilería de bioetanol.

salir del barrio, el dolor de cabeza desaparece y vuelve cuando regresan a casa. Los informes mundiales sobre la prevalencia de la dermatitis alérgica muestran cifras que van del 1 % al 3 % [ 11 ] [ 12 ] [ 13]. En el área de estudio, sin embargo, esta condición se observó en el 23% de la población. La dermatitis irritante de alta prevalencia y el aumento de casos de cáncer de piel (la localización más frecuente del cáncer en esta población) constituyen una asociación que sugiere una exposición elevada y continuada a sustancias tóxicas para la piel. El malestar digestivo es una manifestación frecuente difícil de cuantificar. Sin embargo, 112 personas de la población en observación (22%) informaron tener molestias digestivas persistentes, vómitos, ardor de estómago, náuseas y no habían padecido estos síntomas antes de percibir el “olor” constante proveniente de la planta de bioetanol.

El análisis de las manifestaciones clínicas permitió verificar la convergencia de condiciones médicas en las mismas personas, siendo así un patrón sindrómico conocido como Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SCSM) [ 14 ] [ 15 ]. De acuerdo con este hallazgo, la proporción de residentes con manifestaciones clínicas distintivas (dermatitis, trastornos respiratorios y asma, síndrome del ojo rosado, dolores de cabeza y malestar digestivo) asociados con decaimiento crónico, fatiga, depresión y/o insomnio, son casos típicos de MCSS, también se encuentra en los niños, que son probablemente los más afectados. Los criterios del Consenso MCSS de 1999 [ 14 ] establecen que es: 1) una condición crónica ; 2) con síntomas que se repiten reproduciblemente cuando hay exposición química ; 3) en respuesta niveles bajos de exposición ; 4) múltiples productos químicos no relacionados ; 5) mejorar resolver cuando se eliminan los incitantes ; 6) ocurren en múltiples sistemas de órganos . Todas estas condiciones están presentes en la comunidad que vive en el entorno de la planta de bioetanol. Son más frecuentes en ancianos y en niños, probablemente porque son los que más se quedan en casa, sujetos a una mayor exposición. Ashford y Miller describen cuatro grupos afectados por MCSS, el cuarto formado por “ miembros de comunidades contaminadas [ de ambos sexos de todas las edades ] expuestos a la contaminación del aire y el agua por vertederos de desechos tóxicos , fumigación aérea de pesticidas , contaminación de aguas subterráneas otras exposiciones industriales ”. [ 16 ]. Una variedad de MCSS es el llamado “Síndrome del Edificio Enfermo” descrito en 1997 [ 17 ] [ 18 ] y reconocido por la OMS, donde los síntomas se manifiestan en personas que comparten un entorno común, ya sea relacionado con el trabajo o en el hogar. Esta categoría nosológica parece ser la que mejor se ajusta a la situación de los vecinos de San Antonio, dando lugar en este caso a un “Síndrome del Barrio Enfermo”.

La incidencia de cáncer (393,7/100.000) resultó ser superior a la reportada por el Registro Provincial de Tumores (RPT) de la ciudad de Córdoba en 2009 [ 19 ] (254,7/100.000), donde la incidencia esperada (1,3 casos) fue inferior a la realmente observada (2 casos), lo que, considerando antecedentes y estudios previos en el barrio, sugiere un aumento reciente de estas patologías. La tasa de prevalencia de cáncer (1378/100,000) también fue más alta que la reportada por IARC en Cancer Today (793,5/100,000) [ 20]: se esperaban 4,5 casos prevalentes, pero en realidad se identificaron 8 casos, lo que muestra un marcado aumento en los casos de cáncer de piel (50%). Sin embargo, nuestros resultados de mortalidad mostraron una tasa inferior a la informada por la RPT (118/100.000 y 135/100.000, respectivamente) [ 19 ]. Esto podría indicar que, cuando se realizó el estudio, la población en observación presentaba una carga previa de cáncer baja y, por lo tanto, una mortalidad actual baja (3 personas han muerto por cáncer en los últimos 5 años, mientras que se esperaban 3,4 muertes por cáncer). Aún así, las cifras son muy bajas y pueden estar operando sesgos indeterminados.

En cuanto a defectos de nacimiento, la tasa en los últimos 5 años fue de 14,8%, con una tasa de 28,6% en el último año. Estos resultados contrastan claramente con los proporcionados por el Registro Nacional de Anomalías Congénitas del Ministerio de Salud de Argentina, que en 2012 reportó una tasa de 1,6% para la ciudad de Córdoba [ 21 ]. La natalidad en el barrio San Antonio fue similar a la del resto de la ciudad de Córdoba. Sin embargo, el número de niños nacidos con malformaciones fue muy superior. La contaminación química ambiental puede alterar la distribución normal de género en la población, efecto que no detectamos en nuestro estudio.

Todos los casos registrados corresponden a familias que residen a pocos metros de una fuente de contaminación (planta de bioetanol) cuyos productos han sido asociados en otros estudios con malformaciones congénitas y embriopatías [ 22 ] (ver Figura 3 ). Si bien la prevalencia de abortos espontáneos en San Antonio no muestra diferencias significativas con el resto del país (3.67 % y 3.00 %, respectivamente) [ 23 ], los resultados obtenidos sugieren que existiría un riesgo extremadamente alto de anomalías congénitas para las mujeres embarazadas que conciben sus hijos y viven durante todo el embarazo en esta zona de la ciudad.

Figura 3 . Localización de viviendas de familias que tienen hijos con malformaciones y su relación con la planta de bioetanol.

Contaminantes Ambientales Potenciales del Barrio San Antonio. La exposición a sustancias químicas de la planta de bioetanol de San Antonio explicaría las características clínicas encontradas en la población de la zona. Estos contaminantes fueron identificados en la auditoría ambiental realizada por la propia empresa y fueron detectados mediante peritajes ambientales ordenados judicialmente. Los aldehídos como el acetaldehído y el formaldehído son los más tóxicos Los aldehídos, el acetaldehído y el formaldehído, son los más tóxicos, como se describe en sus tarjetas de seguridad química de la OMS [ 24 ] [ 25 ] y los principales candidatos para explicar este impacto en la salud (también, hexano, el ácido acético, así como el alcohol etílico y metílico estarían involucrados en el conjunto de contaminantes que parecen estar actuando en el ambiente del barrio) [26 ] [ 27 ] [ 28 ]. En 2014, las audiencias provinciales ordenaron dos peritajes al vertido de Porta Hnos. fermentadores de plantas y del aire en las calles de San Antonio. Estas inspecciones confirmaron la presencia de formaldehído, tolueno y xileno. La absorción de tolueno funciona a nivel pulmonar por inhalación en forma de gas. Esta sustancia se comporta como un depresor del Sistema Nervioso Central y la exposición a vapores que contienen tolueno produce irritación en la conjuntiva, la piel y las mucosas de las vías respiratorias. También causa embriopatía severa cuando las mujeres embarazadas lo inhalan, debido a sus efectos narcóticos [ 29]. La absorción de xileno también funciona a nivel pulmonar por inhalación en forma de gas. Produce irritación en la conjuntiva, la piel y las mucosas de las vías respiratorias. El formaldehído se deriva de la oxidación del metanol en el proceso de fermentación del maíz. Su toxicidad se deriva principalmente de sus propiedades altamente irritantes para los tejidos vivos que entran en contacto con él. Los síntomas más comunes de exposición son irritación en los ojos, nariz y garganta, y dermatitis, tanto primaria como por sensibilización. Altas concentraciones son tóxicas para las células y derivan en degeneración y necrosis de las capas mucosas y epiteliales de los tejidos. El formaldehído esparcido en el aire se absorbe rápidamente a través de los pulmones.

Estas plantas químicas también pueden contaminar las aguas subterráneas. En el caso de esta destilería, sus emisiones tóxicas son principalmente gaseosas, sus efluentes líquidos son eliminados por el sistema de alcantarillado de la ciudad de Córdoba y los síntomas de la población afectada se refieren a la contaminación del aire.

Los tres contaminantes químicos gaseosos encontrados en 2014 en el aire de San Antonio dan verosimilitud biológica a los síntomas que padece la población afectada, aún sin considerar las mezclas y los demás contaminantes identificados en las muestras tomadas. Incluso estas tres sustancias tóxicas se describen en la literatura científica como desencadenantes de MCSS en entornos compartidos [ 18 ] [ 30]. El hecho de que el MCSS sea causado por exposiciones demostrables de bajo nivel significa que las personas distintas de las afectadas son capaces de percibir la presencia de la sustancia a través del olor, incluso si no se presentan síntomas. Las exposiciones que causan los síntomas están muchas veces por debajo de la desviación estándar establecida en las pautas promedio de exposiciones que se sabe que pueden causar respuestas negativas en las personas, aunque todavía no hay un conocimiento claro sobre las concentraciones promedio que desencadenan respuestas negativas o desagradables en la mayoría. gente normal.

Como ya se ha dicho en relación con el Consenso MCSS, responde a dosis bajas de diferentes sustancias químicas no relacionadas, recurriendo preferentemente a los contaminantes ambientales al explicar la concurrencia de síntomas irritantes para los que no existe un tratamiento específico. Los afectados deben evitar el contacto con las sustancias desencadenantes de los síntomas, ya que mantener dicho contacto solo favorecerá el aumento y gravedad del cuadro clínico y la aparición de nuevas intolerancias [ 14 ]. Cabe señalar que entre los que presentaron dos o tres manifestaciones de este síndrome, los niños fueron los más afectados de todos los grupos en estudio.

A modo de conclusión, la población evaluada reporta una alta prevalencia de asma, conjuntivitis, cefaleas y dermatitis, presentando la mayoría de los vecinos cuadro clínico compatible con MCSS. También se observa una multiplicación preocupante de personas con masas vegetativas en vías aéreas superiores. Los datos sobre cáncer y anomalías congénitas también apuntan a una tendencia creciente, aunque, dado el escaso número de casos, serían insuficientes para pronunciarse al respecto. Todo lo anterior en conjunto conforman un cuadro médico compatible con el Síndrome del Edificio Enfermo de la OMS, en este caso formando un Síndrome del Barrio Enfermo sin precedentes, es decir, un barrio donde se identificaron efluentes gaseosos (formaldehído, tolueno, xileno y otros) provenientes de un destilería de bioetanol adyacente.

La protección de la salud ambiental de esta población requiere eliminar del aire ambiente la contaminación generada por la destilería de bioetanol, esto, quizás, se podría lograr con filtros que atrapen los gases tóxicos. O trasladando la destilería a una región deshabitada, no hay constancia de la existencia de una planta industrial de este tipo en un lugar totalmente habitado.

Agradecimientos

Agradecemos especialmente a las familias que viven en el Barrio San Antonio agrupadas en la organización de defensores ambientales VUDAS, así como a las organizaciones: “Fondo de Mujeres del Sur” y “Fundación Plurales” por su apoyo económico sin el cual esta publicación no hubiera sido posible. sido posible, y a los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba, tanto de Medicina como de Psicología y Biología por su participación en el trabajo de campo.

Conflictos de interés

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses con respecto a la publicación de este artículo.

Referencias

1 ]Dávila, D. (2012) Porta inició la producción de bioetanol en Córdoba. La Voz del Interior. http://www.lavoz.com.ar/noticias/negocios/porta-inicio-produccion-bioetanol-cordoba
2 ]Análisis de la Salud Colectiva Ambiental de Barrio Parque San Antonio (2013) Red Universitaria de Ambiente y Salud.
http://reduas.com.ar/planta-de-bioetanol-enferma-a-todo-un-barrio-en-la-ciudad-de-cordoba
3 ]Tomasoni M. Dictamen Perito Químico, Fiscalía de Instrucción Distrito Uno turno 3ro, Causa: Expte, SAC No 1747698, Justicia Provincia de Córdoba.
http://reduas.com.ar/wp-content/uploads/downloads/2017/08/141120-Dictamen-Tomasoni-1.pdf
4 ]OMS (2016) Trastornos por cefalea.
https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/headache-disorders
5 ]IARC-OMS, Cáncer hoy.
https://gco.iarc.fr/today/data-sources-methods#title-mort
6 ]Ley 9694/2009. Provincia de Córdoba. Sistema de Evaluación, Registro y Fiscalización de las Investigaciones en Salud.
https://www.unrc.edu.ar/unrc/coedi/docs/salud/sal_coeis_ley9694.pdf
7 ]Ellwood, P., Asher, MI, Billo, NE, Bissell, K., Chiang, CY, Ellwood, EM, et al. (2017) Fundamentos y métodos de la Red mundial del asma para la fase I de vigilancia mundial: prevalencia, gravedad, gestión y factores de riesgo. European Respiratory Journal, 49, Artículo No. 1601605;
https://doi.org/10.1183/13993003.01605-2016
8 ]Asociación Estadounidense de Optometría (2002) Guía de práctica clínica optométrica. Cuidados del Paciente con Conjuntivitis. Epidemiología de la Conjuntivitis. 2ª edición.
9 ]Manners, T. (1997) Manejo de las condiciones oculares en la práctica general. BMJ, 315, Artículo No. 816, 816-817
https://doi.org/10.1136/bmj.315.7111.816
10 ]Hong, S., Son, DK, Lim, WR, Kim, SH, Kim, H., Yum, HY, et al. (2012) La prevalencia de la dermatitis atópica, el asma y la rinitis alérgica y la comorbilidad de las enfermedades alérgicas en los niños. Salud Ambiental y Toxicología, 27, e2012006.
https://doi.org/10.5620/eht.2012.27.e2012006
11 ]Wüthrich, B., Cozzio, A., Roll, A, Senti, G., Kündig, T. y Schmid-Grendelmeier, P. (2007) Eczema atópico: ¿genética o entorno? Anales de Medicina Agrícola y Ambiental, 14, 195-201.
12 ]Schmid-Grendelmeier, P., Simon, D., Simon, HU, Akdis, CA y Wüthrich, B. (2001) Epidemiología, características clínicas e inmunología del tipo de dermatitis atópica «intrínseca» (no mediada por IgE) (Dermatitis Constitucional). Alergia, 56, 841-849.
https://doi.org/10.1034/j.1398-9995.2001.00144.x
13 ]Bartha, J., Baumzweiger, W., Buscher, DS, Callender, T., Dahl, KA, Davidoff, A., et al. (1999) Sensibilidad química múltiple: un consenso de 1999. Archivos de Salud Ambiental, 54, 147-149.
https://doi.org/10.1080/00039899909602251
14 ]Ortega, A. (2005) Sensibilidad a múltiples compuestos, una enfermedad peligrosa inadvertida. Medicina Clínica (Barc), 125, 257-262.
https://doi.org/10.1157/13078105
15 ]Ashford, NA y Miller, CS (1998) Exposiciones químicas: niveles bajos y mucho en juego. Segunda edición, Wiley & Sons, Nueva York, 232-233.
16 ]Redlich, CA, Sparer, J. y Cullen, MR (1997) Síndrome del edificio enfermo. The Lancet, 349, 1013-1016.
https://doi.org/10.1016/S0140-6736(96)07220-0
17 ]Yoshida, T., Ogawa, M., Goto, H., Ohshita, A., Kurose, N., Yokosawa, F., et al. (2011) Hallazgos Clínicos de los Pacientes con Síndrome del Edificio Enfermo y los Resultados de la Medición Ambiental. Sangyo Eiseigaku Zasshi, 53, 25-32.
https://doi.org/10.1539/sangyoeisei.B10011
18 ]Registro Provincial de Tumores (2013) Informe sobre Cáncer en la Provincia de Córdoba. 2004-2009. Córdoba, Editorial de la Provincia de Córdoba.
19 ]http://reduas.com.ar/wp-content/uploads/downloads/2016/09/Libro-Cancer-Provincial.pdf
20 ](2020) IARC-OMS, Cancer Today. Mapas de prevalencia.
https://gco.iarc.fr/today/online-analysis-map?v=2020&mode=population&mode_population=continents&population=900&populations=900&key=asr&sex=0&cancer=39&type=0&statistic=5&prevalence=0&population_group=0&ages_group%5B%5D=0&ages_group% 5B%5D=17&nb_items=10&group_cancer=1&include_nmsc=0&include_nmsc_other=0&projection=natural-earth&color_palette=default&map_scale=quantile&map_nb_colors=5&continent=0&show_ranking=0&rotate=%255B10%252C0%255D
21 ]RENAC-AR Reporte Anual 2013. Análisis epidemiológico sobre las anomalías congénitas en recién nacidos, registradas durante 2012 en la República Argentina.
https://bancos.salud.gob.ar/sites/default/files/2018-10/0000000344cnt-reporte_anual_2013_renar.pdf
22 ]Gonzalez Ruiz, G., Baena Diaz, B., Gomez Dominguez, W. and Mercado Mendoza, Y. (2012) Riesgo de Exposición a Compuestos Químicos en Trabajadores de Procesamiento de Madera. Hacia la Promoción de la Salud, 17, 105-117.
23 ]Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) y Centro de Estudios de Población (CENEP) (2007) Morbilidad materna severa en la Argentina, Estimación de la magnitud del aborto inducido.
https://www.researchgate.net/publication/265467645_Estimacion_de_la_magnitud_del_aborto_inducido_en_la_Argentina
24 ]Acetaldehído. Ficha Internacional de Seguridad Química (2003) OMS. Programa Internacional de Seguridad Química.
25 ]Formaldehído. Ficha Internacional de Seguridad Química (2003) OMS. Programa Internacional de Seguridad Química.
26 ]Ácido acético. Ficha Internacional de Seguridad Química (2003) OMS. Programa Internacional de Seguridad Química.
27 ]Alcohol etílico. Ficha Internacional de Seguridad Química (2003) OMS. Programa Internacional de Seguridad Química.
28 ]Alcohol metílico. Ficha Internacional de Seguridad Química (2003) OMS. Programa Internacional de Seguridad Química.
29 ]Arnold, GL, Kirby, RS, Langendoerfer, S. y Wilkins-Haug, L. (1994) Embriopatía por tolueno: delineación clínica y seguimiento del desarrollo. Pediatría, 93, 216-220.
https://doi.org/10.1542/peds.93.2.216
30 ]Norback, D., Hashim, JH, Hashim, Z. y Ali, F. (2017) Compuestos orgánicos volátiles (VOC), formaldehído y dióxido de nitrógeno (NO2) en escuelas en Johor Bahru, Malasia: asociaciones con rinitis, ocular, garganta y síntomas dérmicos, dolor de cabeza y fatiga. Ciencia del Medio Ambiente Total, 592, 153-160.
https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2017.02.215

Para ver la publicación original

About The Author