Rebelión de médicos gallegos contra el deterioro de la atención primaria

Una veintena de jefes de servicio del área de Vigo dimiten en bloque para “no ser cómplices” de una situación “insostenible”

Una sonora dimisión en bloque de jefes de servicio de atención primaria ha sacudido este lunes la mayor área sanitaria de Galicia. 22 médicos de la comarca de Vigo han anunciado que dejarán sus cargos por el deterioro “insostenible” que sufren los centros de salud tras años de recortes. La protesta la ha intentado frenar sin éxito el propio consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, médico y exalcalde popular de Baiona, uno de los municipios de la zona. “Hasta aquí hemos llegado, no queremos ser cómplices de este deterioro”, esgrimen los dimisionarios en un manifiesto en el que reprochan al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo que haya ignorado sus reiteradas denuncias.

Los facultativos censuran, entre otras cosas, la “sobrecarga” de trabajo del personal, las trabas que la administración sanitaria pone a los pacientes para acceder a una prueba o un especialista y las carencias materiales que arrastran los ambulatorios. Estas 22 renuncias en la atención primaria de Vigo, que se formalizarán este martes en el registro del Servizo Galego de Saúde (Sergas), cuentan con el apoyo del Colegio de Médicos de Pontevedra, y suponen más del 80% de los jefes de servicio de esta área sanitaria. Luis Campos, presidente de la entidad, ha atribuido la rebelión a los “recortes indiscriminados” practicados por la Xunta con el amparo del decreto aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 y a la “falta de voluntad política” para resolver la situación provocada. “De aquellas aguas vienen estos lodos”, ha resumido Campos

La protesta gallega llega tras la de los médicos de familia de Cataluña, que pararon su huelga a finales de noviembre, tras aceptar la oferta del Govern de inyectar de forma inmediata 100 millones de euros a la atención primaria. Los facultativos catalanes, que también rechazan la sobrecarga de trabajo”,  mantuvieron cuatro días los paros con un seguimiento por encima del 60%. Protestaban por la limitación del tiempo de visita y de las consultas diarias. Los médicos renunciaron a limitar, por decreto, el número de visitas a 28 diarias. El acuerdo con la Generalitat garantiza la incorporación de 250 médicos para reducir las sobrecargas asistenciales.

“Los jefes de servicio hemos estado organizando las carencias de la sanidad pública, pero no se puede organizar la miseria”, se queja Luciano Garnelo, jefe de servicio del centro de salud Pintor Colmeiro de Vigo y uno de los médicos que ha presentado su dimisión. “En vez de ser la puerta del sistema nos quieren convertir en los porteros del sistema”. En un acto celebrado en la sede del colegio médico de Pontevedra, Garnelo ha mostrado cientos de firmas de apoyo de compañeros que trabajan en los ambulatorios, informa Europa Press. “Esto no es una pataleta de cuatro personas, es una protesta de toda la atención primaria”, ha defendido Pilar Covas, jefa de servicio del centro de salud del Val Miñor.

En su manifiesto, los profesionales movilizados denuncian el “agotamiento” y la “desmotivación” que sufren por las maratonianas jornadas que tienen que afrontar y que llevan a algunos a adelantar su jubilación. Y aseguran que, además de trabajar con material obsoleto mientras se dota a los hospitales con “tecnología cara y sofisticada”, son testigos cada día de las dificultades que se les ponen a los enfermos para acceder a la atención hospitalaria, con listas de espera “inaceptables” y una “utilización perversa de nuevas tecnologías”.

El Sergas ha reclamado “diálogo” a los jefes médicos antes de que registren formalmente sus dimisiones y ha alegado que la escasez de facultativos le impide hacer más contrataciones. Los dimisionarios replican que lo que no hay son profesionales que quieran trabajar de forma tan precaria como se les ofrece. Garnelo ha afirmado que los residentes de medicina de familia “escapan” al terminar su formación “al extranjero, a la sanidad privada o a otras zonas de España donde les tratan mejor”.

FUENTE: https://elpais.com/sociedad/2018/12/10/actualidad/1544471785_906657.html

About The Author