Psiquiatría mortal y negación organizada (De Peter C. Gøtzsche)

deadly-psychiatry-and-organised-denial

Peter C. Gøtzsche acaba de publicar su libro Dealdly Psychiatry and Organised Denial, En su blog ha hecho accesible el primer capítulo en el que desgrana el contenido del libro; merece la pena comentarlo, por su extraordinaria contundencia.

El Profesor Peter C. Gøtzsche no es un autor cualquiera: se graduó como Master of Science en biología y química en 1974 y como médico en 1984. Es especialista en medicina interna; trabajó con la industria farmacéutica de 1975 a 1983, y en los hospitales de Copenhagen de 1984 a 1995. Con otros 80 compañeros, ayudó a fundar The Cochrane Colaboration en 1993 junto a Sir Iain Chalmers, y estableció The Nordic Cochrane Center el mismo año. En el 2010 fue nombrado profesor de Clinical Research Design and Analysis en la universidad de Copenhagen. Ha publicado más de 70 estudios en las cinco revistas científicas médicas más importantes del mundo, las “big five”, –BMJ, Lances, JAMA, Annals of Internal Medicine y New England Journal of Medicine- y sus trabajos han sido citados más de 15.000 veces. Es uno de los metodólogos científicos más influyentes del mundo al ser co-autor de los protocolos más relevantes para acreditar los artículos médicos: CONSORT para los estudios aleatorizados (www.consort-statement.org), STROBE para los estudios observacionales (www.strobe-statement.org), PRISMA para las revisiones sistemáticas y metaanálisis (www.prisma-statement.org) y SPIRIT para protocolos de estudios (www.spirit-statement.org). Además es autor de tres libros fundamentales en medicina: Deadly medicines and organised crime: How big pharma has corrupted healthcare. London: Radcliffe Publishing; 2013 (Traducido al castellano); Mammography screening: truth, lies and controversy. London: Radcliffe Publishing; 2012; y Rational diagnosis and treatment: evidence-based clinical decision-making. 4th ed. Chichester: Wiley; 2007. 

Comienza el primer capítulo señalando los objetivos de su libro:

La psiquiatría no es una especialidad fácil. Necesita de mucha paciencia y comprensión, y existen muchas frustraciones. Estoy seguro que los psiquiatras en algunas ocasiones se frustran con los pacientes que siguen con la destrucción de sus vidas, rechazando el propósito de atender los buenos consejos que se les ofrece sobre cómo podrían mejorar su actitud frente a los diferentes problemas de la vida.

Sin embargo, este libro no trata sobre los problemas de los psiquiatras. Su tema gira entorno a por qué la psiquiatría ha fracasado en ayudar a los pacientes y cuáles son las consecuencias de su focalización en el uso de fármacos dañinos de cuestionable beneficio.

El primer titular aparece pronto:

Los fármacos psiquiátricos son tan dañinos que matan a más de medio millón de personas, mayores de 65 años, cada año, en los Estados Unidos y Europa

Gøtzsche ataca algunas de las ideas, hasta ahora, más indiscutidas de la psiquiatría con frases como “el ingreso involuntario es inmoral y tendría que ser prohibido” o que “los fármacos psiquiátricos no sólo aumentan la mortalidad total sino que también el riesgo de suicidio y de homicidios

En este primer capítulo, el profesor denuncia los peligros del sobrediagnóstico y su perverso mecanismo en el caso de los síntomas psicológicos:

Hay un tremendo sobrediagnóstico de los trastornos mentales; en el momento que una persona recibe un diagnóstico psiquiátrico, todo lo que hace o dice se vuelve sospechoso; pasa a estar bajo observación, lo cual significa que ese diagnóstico, quizás inicialmente tentativo, se vuelve fácilmente una profecía auto-cumplida

El segundo y tercer titulares aparecen enseguida:

Creo que podríamos reducir nuestro uso actual de psicofármacos en un 98% y al mismo tiempo mejorar la salud mental de la gente y su supervivencia”

Además, señala inmediatamente, como Cosgrove y Whitaker en la obra que estamos analizando en las últimas entradas “Psychiatry Under the Influence: Institutional Corruption, Social Injury, and Prescriptions for Reforms“, a la psiquiatría organizada:

La razón más importante para el actual desastre farmacológico es que los líderes de la psiquiatría han permitido que la industria farmacéutica corrompa su disciplina académica y les corrompa a ellos mismos”

Dos son los públicos para los que prioritariamente ha escrito este libro: “los pacientes, particularmente para los que han querido desesperadamente cesar su consumo de psicofármacos pero se han encontrado con reacciones hostiles y arrogantes por parte de sus médicos” y “para los psiquiatras jóvenes, con la esperanza de que les pueda inspirar para revolucionar su especialidad, lo cual es una necesidad urgente

https://markjowen.files.wordpress.com/2013/04/8173a0f62054c434.jpg?w=409&h=521

Silverbacks

A los líderes de la psiquiatría organizada los llama “silverbacks“, médicos “que sufren de una negación colectiva y organizada” y “están unidos por un número de mitos y concepciones erróneas … muy dañinos para los pacientes“.

Algunos de los peores, y que el autor desacreditará en el libro, son:

  • Los diagnósticos psiquiátricos son fiables;
  • Se reduce la estigmatización si se facilita a la gente una explicación genética o biológica para su trastorno mental;
  • El uso de los fármacos psiquiátricos refleja el número de personas con trastornos mentales
  • La gente con trastornos mentales tiene un disbalance químico en su cerebro y los psiquiatras pueden repararlo con fármacos, al igual que los endocrinos usan insulina para la diabetes;
  • Los tratamientos a largo plazo con fármacos psiquiátricos son buenos y previenen la recurrencia de la enfermedad;
  • El tratamiento con antidepresivos no conduce a dependencia;
  • El tratamiento de los niños y adolescentes con antidepresivos los protege del suicido
  • La depresión, el trastorno por hiperactividad y déficit de atención y la esquizofrenia conducen al daño cerebral; y
  • Los fármacos pueden prevenir el daño cerebral

El cuarto titular, es especialmente relevante ya que proviene de un reconocido experto en examinar el rigor de las investigaciones médicas:

La investigación psiquiátrica es predominantemente pseudociencia”

La utilización de medicamentos psiquiátricos se ha vuelto problemática por su sobreuso:

Algunos fármacos pueden ser útiles eventualmente para algunos pacientes, particularmente en las fases agudas, donde el paciente puede estar tan atormentado por el pánico o los delirios que puede ser de ayuda “enfriar” (dampen) las emociones con un tranquilizante. No obstante, a menos que los médicos se vuelvan más expertos en la forma en que usan los fármacos psiquiátricos -lo que querría decir usarlos muy pocas veces, en pequeñas dosis, y siempre con un plan para des-prescribirlos (tapering them off)- nuestros ciudadanos estarían claramente mejor si suprimiéramos todos los fármacos psicotrópicos del mercado

El autor, explica, la frecuencia con la que sus polémicos libros y artículos son criticados por la medicina institucionalizada, mediante una estrategia tramposa, el ataque ad hominem (se critica la persona y no los argumentos).

La psiquiatría no iba a ser una excepción y por eso detalla la polémica ocurrida tras su conferencia inaugural en el años 2014, en el encuentro público de la Council for Evidence-based Psychiatry en la House of Lords, titulada “Por qué el uso de los fármacos psiquiátricos pueden estar haciendo más daño que bien”.

Captura de pantalla 2015-09-14 a las 8.09.52

Tres meses después del evento, el psiquiatra David Nutt y cuatro compañeros masculinos (a los que se refiere como colectivo o grupo DN) lo atacaron en la publicación principal de una nueva revista, Lancet Psychiatry.

En este texto, el colectivo de DN escribió:

“La psiquiatría está acostumbrada a ser atacada por grupos externos con agendas antidiagnósticas y antitratamiento”.

Gøtzsche denuncia como “los silverbacks normalmente dicen que los que vienen de otra tribu (“grupos externos”) no tienen permiso para criticarles” y que esa es una “actitud arrogante“.

Según Gøtzsche, los titulares aparecidos en la prensa tras la reunión científica -como “Los antidepresivos hacen más daño que bien, dicen los investigadores”, en The Times y The Guardian- hicieron especialmente daño a los “silverbacks” británicos “siendo yo un co-fundador de la Cochrane Collaboration, una iniciativa construida para proveer la mejor evidencia para los profesionales de la medicina

Captura de pantalla 2015-09-14 a las 8.16.22

El autor ya publicó su réplica en su momento (aquí accesible) pero, en este apartado del primer capítulo, desmenuza con más espacio los argumentos utilizados por estos reputados psiquiatras para responder a sus declaraciones. Por ejemplo cuando afirman que “la depresión es un trastorno serio y recurrente que es actualmente la mayor causa de discapacidad en Europa y se prevé que sea la principal causa de mortalidad en los países ricos para 2030”, Gøtzsche contesta:

no hay una manera fiable de contabilizar el número de personas con depresión. El criterio para el diagnóstico es arbitrario y basado en consensos, de manera que una gran parte de la población sana puede haber sido diagnosticada“.

Por eso,

es engañoso decir que la depresión es un trastorno serio. La mayoría de las personas tienen síntomas leves causados por el estrés diario… ; muy pocas están seriamente deprimidas.

Y, peor aún,

el incremento dramático de la morbilidad relacionado con la depresión, del que el grupo DN habla, ha sido causado por los mismos psiquiatras. Los fármacos que usan no curan la depresión pero convierten muchos episodios auto-limitados en crónicos… Esto no está ayudando a los pacientes; pero sí está sirviendo a los intereses de la industria farmacéutica y psiquiátrica.

El grupo de DN argumentó en el texto que contesta Gøtzsche, que los antidepresivos son de los fármacos más efectivos que hemos tenido en toda la historia de la medicina y mencionan su “impresionante habilidad para prevenir la recurrencia de la depresión, con un número necesario a tratar (N.N.T; Number Needed to Treat) alrededor de tres pacientes tratados para prevenir una recurrencia”.

El profesor danés no está de acuerdo:

Ciertamente parece impresionante pero no es verdad. Los estudios que han mostrado esos efectos… (confunden) el “cold turkey” (síntomas de abstinencia debidos a la adaptación del cerebro al antidepresivo), que pueden mimetizar la depresión“.

Y termina:

Es bastante probable que (los antidepresivos) no tengan ningún efecto en absoluto“.

El grupo de DN menciona que mucha gente que no consume antidepresivos se suicida, sosteniendo que una “condena general de los antidepresivos por grupos de presión y compañeros puede incrementar de forma peligrosa esa proporción”.

Este argumento es denominado por Gøtzsche, “el argumento tú estás matando a mis pacientes”.

Y continua:

Los que lanzan preguntas incómodas sobre intervenciones populares son acusados de ser responsables de la muerte de muchas personas. Pero vamos a pensar. Si generalizamos este argumento, a fin de convertirlo en un estándar ético común, los investigadores nunca podrían cuestionar ninguna intervención si se creyese que salva vidas. Por lo tanto, probablemente aún estaríamos realizando sangrías en nuestros hospitales para cualquier tipo de enfermedades, incluso para el cólera, donde este tratamiento era mortal. Más importante aún, el punto crucial del argumento es erróneo. Los antidepresivos no protegen a las personas contra el suicidio“.

La hipérbole se intensifica, según Gøtzsche, hacia el final del artículo de DN:

“(El grupo DN) Nos ha contado que los ISRS son uno de los fármacos más seguros jamás creados y que sus efectos adversos en extrañas ocasiones son severos o mortales. Los hechos son que los ISRS matan una de cada 28 personas por encima de los 65 años tratadas cada año; que la mitad de los pacientes padecen efectos secundarios sexuales; y que la mitad de los pacientes tienen dificultades para detener el consumo de antidepresivos porque desarrollan dependencia

Y remata:

Cuando los psiquiatras silverback clasifican los ISRS como uno de los fármacos más seguros jamás inventados, creo que es justo decir que es inseguro, para las personas que sufren de algo que pueda ser tratado con un ISRS, consultar con un psiquiatra

Los silverbacks del grupo DN terminan con un ataque ad hominem (nada mejor para deslegitimar a un contrincante en un debate científico que acusarlo de ideológicamente sesgado):

“El movimiento anti-psiquiatría ha revivido con la reciente teoría de la conspiración de que la industria farmacéutica, en organización con los psiquiatras, traman la creación de enfermedades y manufacturan fármacos no mejores que el placebo. El condimento anti-capitalista de esta creencia resuena junto con ideas anti-psiquiátricas, ambas, visiones políticas extremas o alternativas”.

Gøtzsche, señala:

Este es un lenguaje de personas que andan cortas de argumentos

y no es muy creíble cuando proviene de médicos que

han declarado, conjuntamente, 22 conflictos de interés en relación con las compañías farmacéuticas

El libro en castellano, probablemente, pueda estar publicado en un año.

Algo importante está pasando en la psiquiatría.

Los asombrosos textos de Cosgrove y Whitaker o este de Gøtzsche están contribuyendo de una manera formidable a reconstruir la reciente historia de la psiquiatría que, con seguridad, será recordada como una de las páginas más negras de la medicina.

 

 

Gracias a Marc Casañas por su contribución a esta entrada mediante la traducción del texto en inglés  

Fuente: http://www.nogracias.eu/2015/09/14/psiquiatria-mortal-y-negacion-organizada-de-peter-c-gotzsche/#sthash.YmlAxCfH.dpuf

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 7 =